El campo cruzó aAlberto por retenciones:“Solo imaginan más impuestos”

0
61

Tras las declaraciones del Presidente en favor de la suba del impuesto a las exportaciones, la CRA emitió un duro comunicado titulado “el presente es gris y el futuro sombrío”.

Horas después que el presidente Alberto Fernández admitiera que pretende subir el impuesto a las exportaciones, pero que no cuenta con el apoyo del Congreso para ello, entidades del sector agropecuario, que es el más afectado por la suba de tasas, mostraron su enfado.

En este caso, Confederaciones Rurales Argentinas (CRA) fue la primera en emitir un duro comunicado en contra de las políticas del actual Gobierno, al que tituló: “El presente es gris y el futuro sombrío”.

En el escrito expresaron que “algunos fanáticos, hablan de más retenciones y de los precios internacionales, pero se olvidan, adrede, de hablar de los costos y de su espiral ascendente”, refiriéndose a la frase del mandatario argentino que sostenía que el sector agroexportador mantenía los mismos precios en el mercado externo que en el interno, magnificando sus ganancias.

En ese sentido, señalaron que tantos años de derechos de exportación “debieran haber enseñado que no es ese el camino, ese facilismo fiscal, aprovechado por todas las corrientes políticas, solo sirvió para sostener el proceso decadente”.

Además, desde el sector dispararon que los gobernantes “solo imaginan más impuestos, como si lo bolsillos de los pocos que los pagan, pudieran soportarlos”, en clara respuesta al Presidente de la Nación que aseguró que una medida efectiva para bajar la inflación seria la suba de retenciones.

En palabras de la CRA, “una sensación gris y agorera transita el presente de los argentinos, a quienes nos hablan de recuperación y futuro, pero nos choca la realidad cotidiana, que puede presentarse bajo la figura de la inflación, la pobreza, el estancamiento productivo, la crisis educativa, la poca confiabilidad de la justicia, la desinversión, la inseguridad, el narcotráfico que domina ciudades y pueblos, pero sobre todo, lo que se percibe en el rostro de quienes día a día salen a trabajar, es no tener un rumbo cierto, es la incertidumbre, es el sentir que la política discute cargos y personas, y deja de lado los gravísimos problemas que nos jaquean”.

El crudo comunicado también hace referencia a la feroz interna que divide al Frente de Todos, “azorados, presenciamos las discusiones públicas de la coalición gobernante. Pelean por los medios, absolutamente lejanos a los problemas reales de sus gobernados”, refiere la Confederación.

A su vez, remarca que “la palabra oficial ha perdido su sentido, se contradice en forma constante lo que se anuncia no se hace, la retórica suple a la concreción de las cosas y solo perduran grandes anuncios, diminutas realizaciones y tristes resultados”.

En esa misma línea, la entidad que representa a los ruralistas afirma que “no será gritando en las tribunas como habremos de salir de la crisis, ni agrietando, aún más, la sociedad. La inteligencia de los capaces, la formación de un proyecto común, el retorno a la idea que el trabajo es el asignador y distribuidor de ingresos, las ideas lógicas de sentido común con la que todos nuestros vecinos crecen, nos suenan lejanas frente al desvarío de retomar ideas que el mundo dejó hace rato”.

Por último, el escrito remarca que “es responsabilidad de toda la política rescatarnos de la constante sensación de deslizarnos hacia un peor escenario, en donde el futuro asoma insondable”.

Cabe destacar que este mensaje no hace más que recalcar la tensión que existe entre el Gobierno nacional y el sector productivo, entorno a los posibles aumentos de las tasas por las exportaciones, que desde hace unos meses el oficialismo ha dejado entrever. Ganándose la furia del sector y de gran parte de la oposición que incluso, participó del “tractorazo” en repudio de las medidas impositivas.

Sin embargo, y a pesar de las advertencias el oficialismo insiste en el aumento de las retenciones, porque son el mayor ingreso de dólares que tiene actualmente el país y son muy necesarios para sostener el acuerdo firmado con el Fondo Monetario Internacional (FMI).