domingo, septiembre 25

El casamiento de Eduardo Constantini con su novia 43 años menor: “Sos la magia de mi vida”

0
358

  • 2020-02-23

El empresario y la modelo mendocina Elina Fernández celebraron ayer su compromiso “para toda la vida” con una fiesta íntima en el Hotel Alvear. boda

Con tan solo nueve meses de romance, la boda más polémica del 2020 se llevó a cabo ayer en el Alvear Palace Hotel​. Eduardo Costantini y Elina Fernández dieron el «sí» frente al altar para sellar su gran historia de amor. .

Con apenas 50 invitados de testigos, la pareja celebró su compromiso “para toda la vida” en una ceremonia íntima en uno de los exclusivos salónes del hotel de la calle Alvear.



Los cuarenta años de diferencia no parecen ser obstáculo para la química de los flamantes casados.

«Porque desde el momento cero de que nos conocimos siempre supimos que queríamos unir nuestra vida para siempre, porque nunca dudamos y nos reconocimos ‘almas gemelas’ y ‘amor de nuestras vidas’. Porque sos también un hombre bueno, sano, que me cuida constantemente», describió Elina los sentimientos de su feliz matrimonio.



Y el millonario empresario, que se encuentra entre las 50 personas más ricas del país, padre de siete hijos y con 20 niestos y dos bisnietos, no se quedó atrás en la proclama amorosa: «Sos el gran amor de mi vida, un milagro repentino, llena de amor, alegría y honestidad, caja de pandora de ricas e invalorables experiencias, bella, inquieta y divertida; sensible, inteligente, protagonista, justiciera y con carácter. Sos mi ángel. Por todo esto y porque te amo tanto, mi gran amor, te digo: ¡SI QUIERO! Por siempre y para siempre vos y yo».

Entre los invitados, se robó varías miradas Tomás Costantini, hijo del acaudalado empresario, y su mujer Micaela Dalla Libera, hija del ex futbolista Mariano Dalla Libera, quien posó con su pancita de embarazada.



Costantini tuvo una larga lista de amoríos, de hecho antes de conocer a su flamante esposa había estado en pareja con una joven de 33 años llamada Estefanía Daneri. 

Entre tantas damas merodeando en su vida, el empresario eligió a tan solo una y la llevó al altar. Eduardo al conocer a Elina por primera vez la definió como «la magia de su vida».