El empresario que ahora vuelve a la rosca política dentro del Gobierno

0
73

Nota extraída por Beto Valdez

A José Luis Manzano lo ven entusiasmado con el desembarco de su amigo Sergio Massa en el Gobierno. Sus allegados cuentan que quiere influir en la relación con los gremios de la CGT y con la UCR a través de su viejo amigo Enrique Nosiglia 8 agosto, 2022

“José Luis revivió con el desembarco de Sergio Massa en el Gobierno, ya no solo va a operar con sus contactos en los Estados Unidos, también quiere hacer política con su bajo perfil”, comenta a MDZ una fuente de acceso directo a José Luis Manzano. “Le volvió a picar el bichito y ya se puso en operaciones con sus viejos contactos en la dirigencia política y sindical”, agrega.

El médico de Tupungato no va a dejar sus exitosos negocios financieros y en el sector energético pero sus interlocutores lo ven entusiasmado luego de su fracaso en el mundo político como ministro del Interior de Carlos Menem. Cuentan que en estos pocos días ya se dijo un objetivo concreto. Quiere correr a Claudio Moroni del Ministerio de Trabajo y por eso volvió a conversar con sus viejos amigos del sindicalismo peronista. Ha trabado amistad con los Gordos y los independientes de la CGT. También mantiene una excelente relación con el gastronómico Luis Barrionuevo.

Precisamente ese vínculo se consolidó a través de su viejo amigo Enrique Nosiglia. En el arranque del Gobierno de Raúl Alfonsín, el Coti empezó a operar con el sindicalismo y así se hizo amigo íntimo del gastronómico de San Martín, quien tenía en ese entonces intervenida la obra social. Desde la humilde oficina de la Subsecretaría de Salud y Acción Social, empezó a tejer relaciones que llegan hasta hoy. Una de ellas es Manzano.

“Chupete habló con Coti porque le interesa su visión del escenario político y sondear cómo está el radicalismo para darle una mano a Sergio”, revela una fuente partidaria. Destaca además qué Nosiglia está peleado con Martín Lousteau y Emiliano Yacobitti, pero mantiene una fluida relación con Gerardo Morales.

Manzano apuesta a cerrar acuerdos con el gobernador de Jujuy, tan cercano a Massa ya que su vicegobernador viene del Frente Renovador. También le interesa armar nuevas iniciativas para el negocio del litio que se viene explotando en esa provincia.

“Está tan embalado con la política que a cada rato debemos recordarle que nos guste o no, Alberto Fernández sigue siendo el presidente”, comentan los voceros. También son conscientes de que subir mucho el perfil puede molestar a Cristina Fernández de Kirchner que nunca sintió simpatía por ellos. Sobre todo porque su socio Daniel Vila, muy golpeado por la censura a la colega Viviana Canosa, y otros de los interrogantes del Grupo Roldán dicen que los une más “los negocios que la política, aunque a veces van de la mano”.