El enojo de Hugo Moyano con Alberto Fernández, con la “redonda” de fondo

0
169

El sindicalista no oculta entre los suyos su enojo con el Presidente por una doble razón: la aparición de Daniel Grinbank en Independiente y la continuidad de Tapia en la AFA a partir de su alianza en La Cámpora

Uno de los vínculos que más se propuso cuidar Alberto Fernández es la relación con Hugo Moyano. El líder camionero le garantizó en sus dos años de gestión poner paños fríos a los intentos de movilizaciones y mantuvo a los sindicatos encarrilados en plena crisis pandémica.

Hoy, en medio de una grave crisis política interna en el Frente de Todos, la buena sintonía con el camionero es clave para la gobernabilidad del Presidente. Pero si bien en el último asado en en Olivos (que trajo tantas críticas), se los vio sonrientes y sin barbijo, existen algunos malhumores del camionero con Alberto Fernández. Curiosamente, esas tensiones son por el fútbol. Más precisamente por Chiqui Tapia y por Independiente.

La relación entre la familia Moyano y Tapia está terminada. Desde que Chiqui se separó de Paola Moyano, todo el clan se aclaró en repetir que “Tapia ya no es de la familia”. La separación incluyó algunos escándalos maritales y una división de bienes muy beligerante.

En el famoso asado, Alberto Fernández le dijo que no veía con buenos ojos que Tapia esté al frente de la AFA. Moyano le contestó “yo tampoco”. Allí el Gobierno se comprometió a dejar que la IGJ avance libremente y que anule la asamblea en la que Tapia fue reelecto. Las denuncias de Chicago y San Martín de Tucumán tienen argumentaciones suficientes para anular la asamblea y llamar nuevamente a elecciones. Es por eso que Fernández le garantizó que iba a evitar que nadie interfiriera ante la IGJ y que Tapia caiga en una decisión de Justicia. La fecha era septiembre.

Sin embargo, el camionero se está impaciente porque la resolución no sale y ve que La Cámpora empezó a interferir para salvar a Tapia. Cabe recordad que Ricardo Nissen, inspector General de Justicia, fue abogado de Máximo Kirchner en la causa Hotesur.

Ahora Moyano reconoció ante sus cercanos su malhumor. “Si Alberto no puede cumplir ni si quiera en un tema como el de AFA, estamos ante un presidente sin nada de fuerza”, lanzó el camionero. La bronca fue compartida con Pablo Moyano, quien juega para que Tinelli sea presidente de AFA, y por Facundo Moyano, quien se ilusiona con ocupar él mismo el sillón de Viamonte.

En las últimas horas se sumó otro problema presidencial para los Moyano en el fútbol. Daniel Grinbank confirmó que será candidato a presidente de Independiente para enfrentar a Hugo Moyano. Grinbank es muy cercano a Alberto Fernández. De hecho fue uno de los hombres que Fernández utilizaba como espada mediática ante Tinelli cuando Alberto era jefe de campaña de Luis Segura en el fatídico 38-38. Moyano, quien ayer confirmó que irá por su tercer mandato en el club de Avellaneda, tiene ciertas chances de perder el club y justamente Grinbank es quien podría desbancarlo.