martes, abril 16

El ex yerno de Lázaro Báez y su misterioso local de motos de alta gama

0
254
Marcos Muller enfrenta varias denuncias en su contra por lavado de dinero, manejos de fondos y administración de un grupo de empresas y bienes ubicados en la Patagonia Las polémicas y denuncias que giran en torno a la familia Báez parecieran no cesar. El último hecho que ha generado sospechas tiene como principal apuntado al ex yerno de Lázaro Báez y se desprende de la reciente y misteriosa apertura de un local de motocicletas en Río Gallegos, valuado en 7,5 millones de pesos.

El dueño del negocio, abierto bajo el nombre de South Motos, ubicado en la calle Zapiola y Perito Moreno de la capital santacruceña, es Genika SA, una firma creada en 2014 y que tiene aún como principales accionistas a Leandro y Luciana Báez. Sin embargo, quedó a cargo de Marcos Muller, su ex yerno.

Desde el entorno del ex contratista K explicaron que se trata de “un proyecto que estaba hace años, Muller lo venía acondicionando y el problema era que contaba con deudas municipales”. Al día de hoy, la desconfianza que gira alrededor del mismo se ancla en las denuncias que la familia Báez presentó años atrás. Uno de los antecedentes tuvo que ver con la intimación que realizaron los abogados de Norma Calismonte, ex esposa de Báez. Le enviaron a Muller una carta documento para saber cuánto dinero administraba por mes y a dónde era derivado.

Cuando aún era parte del círculo de confianza de Lázaro, recibió un poder de administración para el manejo de diversos negocios del grupo empresarial. Pero esa potestad, otorgada por el mismo Lázaro desde la prisión, levantó sospechas, por lo que fue acusado por sus propios allegados de ser parte del grupo de quienes estaban desmantelando maquinarias de Austral Construcciones y vendiendo autopartes en Río Gallegos.

Varias propiedades quedaron cauteladas, entre ellas, el local que abrió sus puertas hace dos semanas vendiendo costosas motocicletas que no suelen observarse en las calles de Río Gallegos. En sus inicios, tenía por objetivo funcionar como local partidario. El ex socio de Cristina Kirchner había dado la orden que lo pinten de los colores representativos del Frente para la Victoria, pero el proyecto quedó trunco luego de que Báez quedara detenido el 5 de abril de 2016.

Al momento, el local se dedica a la venta de motos y cuatriciclos. La pregunta que se hace parte de la familia Báez, según indicaron a Clarín, es de dónde provino el capital para abrir aquel comercio que en su vidriera expone más de 15 millones de pesos en rodados.

El nombre del ex yerno de Baáez ya ha sido difundido por los medios de comunicación meses atrás, luego de que protagonizara en plena cuarentena estricta por la pandemia, una fiesta clandestina. La viralización de un video de la misma expuso a otro allegado al kirchnerismo: Rudy Ulloa, el ex chofer de Néstor Kirchner.

Por otra parte, en diciembre del año pasado, el fiscal Carlos Stornelli abrió una causa contra Muller, después de que las diputadas de la Coalición Cívica lo denunciaran por presunto lavado de dinero. En este expediente se lo investiga quien “habría convertido, transferido, administrado, vendido, gravado, disimulado y/o puesto en circulación en el mercado bienes provenientes de un ilícito penal, -que podría tratarse de dinero espurio al cual habría accedido Lazaro Báez y su hija Luciana Báez, con el objeto de darles una apariencia lícita, posiblemente desde el mes de abril de 2016 y hasta la actualidad”, sostiene la imputación.

Los movimientos de dinero para adquirir inmuebles llamaron la atención. Entre otros, la justicia se ocupa de la compra de dos departamentos ubicados en la Torre Quartier Dorrego, situada en la calle Amenábar al 30 de Capital Federal. El dinero aplicado a dicha operación, se estima es de 370.000 dólares.