El exabrupto de Juana Viale al hablar de los tatuajes: “Sacale el vino”

0
344

La charla transcurría con tranquilidad hasta que la conductora hizo una observación que sorprendió a sus invitados en la mesa de Mirtha Legrand.

El pronóstico anticipaba un mediodía de risas para la edición de este domingo de Almorzando con Mirtha Legrand. Con los famosos invitados, las posibilidades de errar eran nulas: Adrián Suar, Sebastián Wainraich, Peto Menahem y Roxy Vázquez. Los actores y la conductora de Mujeres de El Trece, dueña de un gran sentido del humor, mantuvieron una distendida charla con Juana Viale, con divertidas charlas y el análisis sobre la situación de la industria televisiva en la actualidad.

El momento más destacado tuvo lugar cuando los invitados y la conductora estaban hablando de tatuajes. Todo comenzó cuando Roxy mostró unas estrellas que lleva en su antebrazo. Suar, por su parte, contó que no tiene diseños en su piel y que le gustaría, en algún momento, hacerse un tatuaje. “Los nombres de mis hijos”, sugirió, como una posibilidad.

Juana, se sabe, tiene varios. “No sé cuántos -admitió-. Tengo muchos dibujos y algunos que me tatué arriba de otros para taparlos. Pero no tengo nombres, ni una letra. Me parece raro. Mucha gente se tatúa el nombre de sus hijos. En realidad me da a (la película) Memento, que se tatuaba todo para no olvidarse. Pero la gente que se tatúa eso, como Dalma y Gianinna, me encanta…”.

En ese momento, Wainraich recordó que el ex futbolista de San Lorenzo Leandro el Pipi Romagnoli lleva tatuados los rostros de sus padres en el pecho. “Eso es para un psicólogo”, manifestó Juana. “Estás haciendo el amor y ves las caras…”, señaló el humorista, entre risas. Su amigo Peto Menahem le siguió el chiste y dijo: “Cada tetilla es la nariz (de los tatuajes)”.

Tentada de la risa, Juana Viale fue un paso más allá y realizó una observación que dejó a todos sorprendidos y provocó las carcajadas generalizadas: “¡Y si tenés que chupar las tetas…!”. “Sacale el vino”, atinó a decir, con cariño, Wainraich.

Este domingo de humor le vino muy bien a Juana Viale, ya que su semana no fue la mejor. Todo comenzó el domingo pasado, cuando tuvo entre sus invitados a Toti Pasman. El lunes, tras confirmarse varios casos de COVID-19 en la radio La Red, donde trabaja, el periodista deportivo se sometió a un hisopado, que le dio positivo.

Ante esta situación, StoryLab, la productora de Nacho Viale, activó el protocolo correspondiente ante contactos estrechos, que incluyó un test de coronavirus para Juana. A través de un comunicado, informaron que el resultado, afortunadamente, fue negativo. Por ese motivo, este fin de semana la actriz pudo seguir reemplazando sin problemas a su abuela, Mirtha Legrand.

Pero esa no fue la única mala noticia. El sábado por la tarde, el hermano de Juana, Nacho Viale, sufrió un accidente cuando iba a bordo de su moto. El siniestro se produjo cuando la conductora de un auto Peugeot 207 hizo una mala maniobra, intentó doblar a la izquierda en una esquina en la que estaba prohibido e impactó de lleno sobre el rodado del productor.