El fenómeno Paraguay: por qué el «tigre sudamericano» atrae cada vez más a los inversores argentinos

0
111

En 15 años duplicó su PBI y mantiene controlada la inflación. Impuestos bajos, libertad para importar y exportar y la facilidad para mover capitales atraen a los argentinos al país que está a punto de convertirse en «investment grade».

El eje corporativo, sobre la Avenida de los Aviadores del Chaco. Foto: Fernando de la Orden

El eje corporativo, sobre la Avenida de los Aviadores del Chaco. Foto: Fernando de la Orden

En Paraguay la economía crece a un promedio anual de casi 4% desde hace más de diez años y hoy su PBI es el doble que 15 años atrás. En ese período la inflación anual se mantuvo en torno al 5% y el déficit fiscal rara vez perforó el equivalente al 1,5% del PBI. La moneda paraguaya, el guaraní cumple 80 años y es una de los más estables de la región. Los índices de pobreza bajaron en forma consistente: era del 34% en 2012 y en 2022 rondan el 26%. Los datos socioeconómicos vienen mejorando año tras año y eso se traduce en una clase media que crece año tras año.

La presión fiscal sobre la actividad económica y sobre las personas es de las más bajas del continente. Hoy, una de las prioridades en materia económica es que Paraguay alcance el llamado “investment grade”, es decir la calificación crediticia que abarata el costo de colocar deuda y abriría las puertas a grandes inversiones de los fondos o empresas que buscan países con bajo riesgo país para hacer sus apuestas.

Dicho esto, hagamos un contraste de cada una de las variables antes mencionadas y comparemos con la Argentina. Estancamiento, cero crédito externo, inflación de tres dígitos e índices de pobreza en ascenso. El resultado es obvio.

Ese contraste, ese blanco y negro, es lo que está llevando a muchos argentinos a mirar a la economía paraguaya con atención y sobre todo con respeto y bastante envidia, pese a que Paraguay tiene un PBI diez veces más chico que el argentino. No pocos empresarios dan un paso más. Cada vez más argentinos eligen Paraguay para hacer inversiones, para hacer negocios y, atención, para radicarse en ese país. Según datos obtenidos por Clarín de fuentes oficiales, cerca de 3.000 argentinos por año solicitan la residencia paraguaya, el paso inicial obligado para beneficiarse de la baja presión fiscal. Y para entrar a un país que se desenvuelve en un clima de negocios absolutamente “pro mercado”, un modelo económico en el que están alineados todos los paraguayos, no solo las élites económicas.

Ladrillos y algo más

Asunción del Paraguay experimenta un crecimiento explosivo de la actividad inmobiliaria motorizado por capitales locales y de toda la región, pero donde los argentinos, leales e históricos militantes del ahorro en ladrillos y de mantener sus ahorros lejos de la volátil seguridad jurídica argentina, hacen punta.

Pero no se trata apenas de cambiar dólares por ladrillos y esperar una renta más o menos interesante y segura. También están los que vienen a involucrarse en la actividad comercial e industrial. Es decir, a dedicarle toda su atención a crear y hacer crecer un emprendimiento.

La ola de inversiones de argentinos no es nueva, pero se incrementó desde 2019. Se celebra tanto la estabilidad macroeconómica como la baja presión fiscal y la libertad absoluta para ingresar y sacar capitales.

Para este informe, Clarín habló con argentinos que vinieron a Paraguay y también con funcionarios del gobierno paraguayo, economistas y consultores, que aportan su punto de vista para explicar por qué hoy Paraguay se ha convertido en una de las economías más dinámicas de la región.

De aquí en adelante se irán alternando testimonios de empresarios argentinos radicados en ese país  y por el lado paraguayo hablaron con Clarín el Presidente del Banco Central de Paraguay, José Cantero y funcionarios responsables del área impositiva e industria. También, dirigentes empresarios.

En Paraguay, argentinos a las cosas

Pablo Ricatti (centro) y socios de Panigazzi

Pablo Ricatti (centro) y socios de Panigazzi

Pablo Ricatti (Panigazzi). Era socio de una pyme que desde La Matanza provee panes, salchichas y hamburguesas a lo que se conoce como “gastronomía de calle”, es decir pancherías y puestos de hamburguesas, kioscos, etc. En 2018 se hizo famoso por juntar, a través de su cuenta de twitter y de parte de unos 200 aportantes, cerca de 2 millones de dólares para montar una fábrica de chipá.

El salto a la fama tuvo dos consecuencias. Una: el entonces presidente Mauricio Macri lo invitó una mañana a la Casa Rosada para entender cómo había logrado semejante éxito a través de las redes sociales. Otra: La Comisión Nacional de Valores le impidió avanzar con el proyecto por la forma en que había conseguido el dinero, que se alejaba de las normas de protección al inversor. En ese momento, Ricatti dio vuelta la página, desactivó todas sus actividades en Argentina y puso rumbo a Paraguay.

Hoy está a punto de inaugurar en Asunción Panigazzi, una empresa panificadora, pero no solo eso. Amparándose en el régimen de maquila (importar, fabricar y exportar) está montando una fábrica de máquinas de hacer pan. La idea es esta: importar todos las piezas, armarlas en Asunción y exportarlas a pequeños establecimientos panaderos de Brasil. “Todas las cosas que frenan los emprendimientos en Argentina acá no existen, acá es al revés, la normativa te hace todo más fácil, no hay problemas con importar lo que quieras, no hay problemas para conseguir divisas y hasta podría decirse que los funcionarios están a tu disposición. Lo primero que hice fue sacar la ciudadanía paraguaya, luego presenté los papeles para formar mi empresa y tuve todo listo en cuestión de días. Finalmente, presenté el proyecto de armado de máquinas bajo el régimen de maquila y se aprobó rápidamente, no perdí tiempo ni me lo hicieron perder”.

Mientras dialogaba con Clarín, Ricatti, vía whatsapp, iniciaba las conversaciones para la compra de un elevador (Clark) y un camión frigorífico. Ambos estaban en la puerta de su empresa 24 horas después.

Bajos impuestos, el oasis que buscan los argentinos

​Impuestos mucho más bajos. La cuestión fiscal es central en todas las historias. En Paraguay las empresas pagan una alícuota del 10% por Ganancias. Las personas, lo mismo: 10%. Y el IVA es del 10%. Es el llamado “triple 10”. En la Argentina la alícuota de Ganancias para casi todo el mundo es del 35% pero hay empresas que pagan una alícuota aún mayor. Y el IVA es del 21%, y en algunos pocos casos el 10,5%.

Economía de Paraguay






Fuente: Subsecretaría de Industria / Banco Central de Paraguay / FMI Infografía: Clarín

“Paraguay también ofrece incentivos especiales para la inversión, como el régimen de maquila para la producción de bienes y servicios de exportación que paga un impuesto único del 1% sobre el valor final de los bienes o servicios producidos y tiene exonerado el pago del impuesto sobre remesas al exterior de ingresos y de dividendos” resalta Carlos Machuca, presidente de la Unión Industrial Paraguaya. Y agrega: “Paraguay cuenta con una ley exclusiva para inversiones (Ley 60/90), mediante el cual se obtiene el beneficio del 0% en arancel para importación de bienes de capital.

En el 2022, el 15% de los proyectos extranjeros aprobados mediante este régimen fueron proyectos argentinos”. Machuca le cuenta a Clarín que las principales actividades en las que invierte el capital argentino son servicios empresariales, agricultura, construcción, comercio y comunicaciones. La inversión argentina, computada por el Banco Central de Paraguay, registraba un stock de 280 millones de dólares a fin del año pasado.

Es un dato incompleto, porque muchos argentinos realizan inversiones a través de socios paraguayos. Machuca subraya que gracias al sistema de Empresas de Acciones Simplificadas (EAS) hoy es posible, en Paraguay, abrir una empresa en 72 horas. De hecho los argentinos invierten bajo esta modalidad. En 2021, por ejemplo, se abrieron 148 empresas. Vale recordar que Argentina tuvo sus EAS. Se llamaban SAS (Sociedad de Acciones Simplificadas). Fue una de las primeras medidas que buscó derogar el gobierno de Alberto Fernández.

Boom inmobiliario con sello argentino

Gonzalo Faccas, de Eydisa. Foto: Fernando de la Orden

Gonzalo Faccas, de Eydisa. Foto: Fernando de la Orden

Gonzalo Faccas (Eydisa), En 2013 fundó Eydisa, la que es hoy una de las principales desarrolladoras inmobiliarias de Paraguay. Armó un barrio privado en Ciudad del Este y decenas de edificios corporativos y de viviendas. Hoy está a punto de arrancar con un emprendimiento de 8 torres de 11 pisos con laguna artificial cerca del centro de Asunción. “Son 80.000 metros cuadrados y si se mantiene la tendencia de los últimos proyectos que levantamos, más del 50% de las 800 unidades irán a manos de argentinos”. Faccas cuenta que muchas de las unidades se destinan al mercado de alquiler, que deja, para el propietario, una renta del 6% anual, sobre unidades que van de los 70.000 a los 130.000 dólares. La mayoría de los argentinos son de la región centro y norte del país.

Faccas se asombra cuando Clarín le pregunta sobre regulaciones en el mercado de alquileres. “Acá la gente alquila por el plazo que quiere, en la moneda que prefiera, con o sin ajustes en medio del contrato, hay absoluta prescindencia del Estado en la forma en que los privados celebran sus acuerdos”. Y aclara. “Un desalojo de un inquilino moroso no tarda más de seis meses”.

La estabilidad macro es la que permite que en Paraguay la aún pequeña pero creciente clase media pueda acceder a créditos hipotecarios en guaraníes, a 20 años de plazo y a tasas que no superan el 10% anual. Es un factor importante para explicar el desarrollo del mercado inmobiliario.

“Hay créditos para casas y para auto. En Asunción había 900.000 autos hace diez años y ahora hay más de 2 millones” dice Faccas. Se nota. El tránsito es bastante caótico en Asunción y este periodista vio muy pocos semáforos.

El empresario resalta la estabilidad como un factor decisivo a la hora de hacer negocios. “Yo puedo pensar una inversión, meter las variables en el excel para los próximos cinco años y se que no me voy a desviar de esas proyecciones. Eso es lo que me permite dedicar el 95% de mi tiempo a mi trabajo y apenas el 5% a contingencias o temas inesperados”.

Cómo atraer a los argentinos

Oscar Orue (Viceministro de Tributación de Paraguay)

Oscar Orue (Viceministro de Tributación de Paraguay)

Oscar Orue es el Viceministro de Tributación, y como tal tiene bien claro lo que significa para los inversores en esquema impositivo paraguayo.

“Estamos viendo una expansión muy importante de los argentinos en varios rubros” le dijo a Clarín, subrayando que tal fenómeno se sostiene, en buena medida en la baja presión tributaria y las facilidades del sistema tributario paraguayo. “Acá se arman fácilmente las empresas llamadas de acciones simplificadas. Es llenar un formulario por internet a en 48 horas la empresa está constituida. Eso ayuda a formalizar la actividad económica.”

Orue reconoce que se ven muchos argentinos que hacen asociaciones con empresarios paraguayos, sobre todo para los negocios inmobiliarios y explotaciones agrícolas. Orue está convencido de que hay cada vez más confianza en invertir en Paraguay por la estabilidad macroeconómica y la seguridad jurídica.

“Hay facilidades impositivas para los extranjeros. Por ejemplo, para inversiones superiores a los 13 millones de dólares no se tributa ningún impuesto por un tiempo si se capitalizan las utilidades.”

A la conquista del chaco paraguayo

Hernán Fernández Martínez (Kurepa Kue)

Hernán Fernández Martínez (Kurepa Kue)

Hernán Fernández Martínez (Kurepa Kue). Desde hace años viene siguiendo cómo los productores brasileño, uruguayos y argentinos están tomando posiciones en tierras paraguayas. Primeros, lejos, los brasileños. “Gracias a la macroeconomía sana y las ventajas impositivas, se empezó a expandir la frontera agrícola hacia la región conocida como Chaco paraguayo. El valor de la tierra es mucho menor que en la zona occidental donde ya están los brasileños y muchos uruguayos, y por eso con una explotación profesional la ecuación económica es más que aceptable, sobre todo con estos precios de las materias primas agrícolas”.

Dicho esto, Fernández Martínez está al frente de un negocio interesante. Armó la firma Kurpea-Kue y realiza viajes-excursiones de tres días en los que sube al avión a 8 o 10 productores agrícolas argentinos (generalmente del norte) a los que lleva a recorrer campos en el chaco paraguayo. De esos viajes vienen con contratos cerrados o avanzados para comprar o al menos explotar campos en el Paraguay. No solo granos. También hay un fuerte potencial en el algodón, donde se están instalado tres desmotadoras.

Hoy explotan casi 3.300 hectáreas. Pero como resultado de estos viajes ya se cerraron contratos para explotar dos campos por más de 2.000 hectáreas y conversaciones por otras 4.000 hectáreas. Y apuntan a llegar a las 100.000 hectáreas al final de la década.

La expansión del agro paraguayo se está convirtiendo en una promisoria perspectiva de negocias para la innovadora industria argentina de equipos e insumos de alta tecnología. En la reciente feria “Innovar”, cuya organización se basó en la experiencia argentina en este tipo de muestras, se exhibieron varias maquinarias diseñadas y fabricadas en el país.

De la Argentina traen carros tolva de la firma Cestari, de Colón, y ahora incorporaron los cabezales de cosecha G-FAS. Esta empresa nació hace cinco años, lanzando plataformas de cosecha ultralivianos, en cuya construcción juega un papel clave la fibra de carbono. Ana Fernández Mouján, titular de G-FAS, contó a Clarín que estas plataformas se utilizan en trigo y arroz, y fueron adoptadas rápidamente por las mayores productoras de arroz del país.

Las leyes detrás del «milagro» paraguayo

Franacisco Ruíz Díaz (Viceministro de Industria de Paraguay)

Franacisco Ruíz Díaz (Viceministro de Industria de Paraguay)

Francisco Ruíz Díaz, subsecretario de Industria destaca la importancia que tiene para atraer a los inversores extranjeros la ley 60/90 que se pensó con el objetivo de promover e incrementar las inversiones de capital, locales o extranjeras. Las claves de esta ley: beneficios de carácter fiscal a las personas y empresas radicadas en el país (de ahí la importancia de obtener la ciudadanía paraguaya), cuyas inversiones se realicen con el objeto de incrementar la producción de bienes y servicios, creación de empleo calificado y la inversión y reinversión de utilidades en bienes de capital.

Sobre esta ley se monta el sistema de maquila, esto es la admisión temporaria que permite importar insumos en paraguay con compromiso de sacar un producto integrado o final para la exportación. “Es la ley pero también es la disciplina y la conducta monetaria y fiscal que Paraguay viene mostrando desde hace más de 20 años” dice Ruíz Díaz.

“De a poco los extranjeros comprenden lo que estamos haciendo: además de la inflación baja, tenemos una ley de responsabilidad fiscal que no nos permite tener más de 1,5 puntos de déficit fiscal. Al inversor le ofrecemos estabilidad en todas las variables y además, baja presión fiscal. Acá la tasa impositiva de Ganancias era del 30% y la bajamos al 10%. El resultado es que recaudamos el triple”.

Empanadas salteñas, del local a la franquicia

Pablo Daher, de Con Sabor Salteño

Pablo Daher, de Con Sabor Salteño

Pablo Daher (Con sabor salteño). Es salteño y llegó hace diez años a Paraguay, luego de concluir su carrera de rugbier. Empezó haciendo empanadas por hobby y terminó montando una empresa importante: “Con sabor salteño”. El local de venta al público se transformará en poco tiempo en una franquicia para expandir el negocio que ya se ramificó a la venta de empanadas congeladas a las principales cadenas de supermercados.

“Empezamos en mi casa, luego abrimos un local, crecimos con el delivery y en poco tiempo empezamos la producción en mayor escala”. Llegó el turno de comprar maquinaria y armar una línea de producción industrializada. “Tenemos muchas líneas de crédito a disposición y lo único que tenemos que hacer es dedicarnos a hacer bien lo que sabemos. El contexto económico ayuda y por eso subimos la apuesta cada vez que podemos”. De hecho, con las utilidades del emprendimiento Daher apunta ahora a otro proyecto. Levantar un edificio de departamentos.

El contraste entre los dos países

Francisco Peroni, de la Cámara de Comercio Paraguayo Argentina señala. “Entiendo que muchos argentinos vienen acá para esquivar las restricciones que sufren en su país. Las inversiones venían muy fuertes hasta que se firmó un convenio de intercambio de información financiera. Pero ahora estamos teniendo una tercera ola de empresas argentinas que quieren poner subsidiarias en Paraguay para poder planificar un desarrollo mayor de su comercio exterior. Además, ha venido una migración de argentinos. algunos jóvenes que se sienten clase media y clase alta y se han integrado muy bien con sus pares paraguayos.”

Los que llegan, miran y se radican

Francisca Gompertt tiene una consultora especializada en calidad y controles de la industria de la alimentación. A diario recibe consultas de pymes argentinas que buscan radicarse en Paraguay, pensando en producir en este país para exportar a la Argentina o a la región. “Esto es un paraíso para los argentinos: pocos impuestos, mano de obra barata, poca conflictividad sindical…” Y señala: “Todos se sorprenden con la facilidad para poner en marcha los emprendimientos, y ahora los veo ganando mucha plata”. Dice que observa esta secuencia. Vienen a explorar el mercado, realizan la inversión y al poco tiempo traen a su familia y se compran una casa.

Alimentos congelados con sabor rosarino

Mario Majdalani (Congelats)

Mario Majdalani (Congelats)

Mario Majdalani (Congelats). Es arquitecto, de Rosario. Hasta los 50 años trabajó en relación de dependencia. Un día le ofrecieron encargarse de montar en Paraguay los locales comerciales de la más grande cadena de heladerías de la Argentina. Por una cuestión contractual no la puede nombrar (pista: es de Córdoba). Ya instaló 100 de esos locales, y tiene tres propios.

Por iniciativa propia, y viendo cómo funcionaba la distribución de helados, armó una empresa de logística y luego de alimentos congelados, bajo la marca Congelats. Hoy los entrega en los principales supermercados del Paraguay. “Es muy impresionante lo fácil que se pueden hacer negocios acá, la burocracia colabora para que los negocios fluyan y el contexto macroeconómico permite pensar todo el tiempo en nuevos negocios”. Majdalani entendió que conforme se va armando sumando más gente a la clase media -es lo que ocurre en Paraguay- crecerá el consumo de helados y de alimentos congelados.

Lucciano’s llega a Paraguay

Lucciano´s inaugurará dos locales en Asunción en los próximos meses.

Lucciano´s inaugurará dos locales en Asunción en los próximos meses.

Lucciano´s llega a Asunción Cristian Otero es uno de los dueños de la famosa cadena de heladerías Lucciano’s. Con presencia en Europa, Estados Unidos y Uruguay, decidieron que era la hora de apostar a Paraguay. Un argentino -que prefiere el anonimato- logró el acuerdo para abrir dos locales en Asunción con una inversión, dice Otero, de US$ 450.000. Los dos locales, uno en un centro comercial y otro en uno de los barrios más acomodados, empezarán a operar en un par de meses. El kilo de helado de Lucciano ‘s Asunción rondará los 16 dólares, el doble de lo que se vende en Buenos Aires.

Tres tipos de inversores

Daniel Fariña es partner de Deloitte Paraguay. Resume la ola de inversiones argentinas así. Hace algunos años vinieron las empresas grandes, estudiaron el mercado y buscaron el socio local. Después vinieron pymes a ver cómo podían expandir su negocio. “Son los que llegan, les gusta y se mudan. En los últimos tres años llegaron los que invierten acá sus ahorros en ladrillos y además de pedir la residencia y en muchos casos radicarse, preguntan “qué se puede hacer en Paraguay”. Fariña destaca que la sociedad paraguaya hizo suya la importancia de la estabilidad macro y además, que se profesionalizó la burocracia de las áreas económicas, que al mostrar resultados año tras año encuentra menos resistencias para aplicar las políticas que consolidaron el despegue económico del país.

Todo Moda a la paraguaya

Martin Castelli , CEO de Blue Star, dueño de Todo Moda e Isadora 
Foto Guillermo Rodriguez Adami

Martin Castelli , CEO de Blue Star, dueño de Todo Moda e Isadora Foto Guillermo Rodriguez Adami

 Martín Castelli otorgó la master franquicia de Todo Moda e Isadora en Paraguay en 2022, es decir que le otorgaron la operación a un socio paraguayo, que también es el encargado de invertir en el montaje de los locales.. Ya tiene abiertos 3 de los 30 locales planificados. Dicen que están más que conformes con la operación y que la libertad de importación que hay en Paraguay facilita aún más el crecimiento del negocio.

Paraguay festejará su Copa del Mundo: “Investment Grade”

José Cantero, presidente del Banco Central de Paraguay

José Cantero, presidente del Banco Central de Paraguay

José Cantero está a punto de concluir su mandato de cinco años al frente del Banco Central. Conversando con un periodista argentino, apeló al código del fútbol.: “Ustedes festejaron en 2022 la Copa del Mundo, lo felicitó. Los paraguayos posiblemente festejen en 2023 su propio Mundial, que para nosotros será que las agencias calificadoras de riesgo le otorguen a Paraguay el “grado de inversión”.

Aunque cueste creerlo, la nota “investment grade” es una cuestión nacional, o al menos no es una conversación “de nicho”. El tema se comenta en los noticieros en el bloque siguiente al que se hace mención a hechos policiales.

Paraguay está hoy para las calificadoras en el primer escalón debajo de la zona de grado de inversión. Esa posición le permitió este miércoles colocar un bono de US$ 500 millones a 9 años y a una tasa del 5,85% anual.

Para Cantero, el “campeonato” de Paraguay es consecuencia de 15 años de equilibrio macroeconómico, conducta fiscal y monetaria. “Acá se cumple la regla de responsabilidad fiscal que no permite un déficit superior al 1,5 puntos del PBI, el Banco Central no financia al Tesoro, se cumplen las metas de inflación y hay un tipo de cambio libre y flotante.

– La sociedad aceptó el modelo que acordaron las elites paraguayas? le preguntó Clarín,.

Sí. La gente está convencida de que es el camino y no hay grandes cuestionamientos, a pesar de que acepto de que el “derrame” avanza más despacio de lo que debería. Pero hemos logrado un crecimiento constante de la clase media que hoy, por ejemplo, tiene a su disposición crédito abundante y barato para comprarse su casa.

Cantero estará esta semana en Buenos Aires, hablando de la experiencia paraguaya pero dice que no mencionará ni una palabra de lo que está pasando en la Argentina.

Previsibilidad y Oportunidades

Daniel Correa, del Foncap.

Daniel Correa, del Foncap.

Por Daniel Correa; “Un crecimiento económico promedio del 4% de manera sostenida durante los últimos 20 años, una inflación de un solo dígito, un superávit fiscal que ayudó a generar ahorro interno y una fuerte recuperación de las reservas internacionales que sostenían un tipo de cambio libre son las columnas vertebrales de la economía paraguaya” sostiene el economista Daniel Correa , director de Desarrollo Estratégico y Estudios del Fonplata, el Banco de Desarrollo conformado por cinco países: Argentina, Bolivia, Brasil, Paraguay y Uruguay.

Además del equilibrio macro, Correa subraya: Otro elemento clave ha sido dotar al Banco Central de una estructura independiente y creíble sobre las decisiones de política monetaria. Estas decisiones han contribuido en el ambiente económico y el clima de negocios que se ha convertido en una especie de camisa de fuerza sobre cuestiones sobre las cuales ha habido consenso macroeconómico dentro de la sociedad En Paraguay no se discute, o a menos hay un amplio consenso, de una inflación por debajo del 5% de manera anual, un tipo de cambio estable con devaluaciones que no superaron en promedio el 3%, un déficit fiscal que en años normales no debe sobrepasar el 1,5% del Producto Interno, niveles de deuda por debajo del 40% del PIB.

Las multinacionales como Cargill, ADM, Dreyfuss, y otras regionales ampliaron sus operaciones en Paraguay motivadas por las restricciones de exportaciones de la Argentina o las inversiones en compra de tierras para el desarrollo del negocio ganadero por las limitaciones e injerencias en este negocio. Luego el sector inmobiliario se tradujo en un importante destino de las inversiones extranjeras de origen argentino e hicieron de Paraguay un lugar de inversión que rondaba los US$ 200 y US$ 300 millones anuales desde el año 2014 de manera sostenida hasta el 2019. Otros sectores también han crecido, algunas industrias manufactureras y del rubro gastronómico encontraron en Paraguay espacios de crecimiento debido a una clase media emergente.