El gobierno “imputó” a grandes empresas por generar desabastecimiento

0
334
Según el gobierno, las empresas no habría acatado la orden de «incrementar su producción» Mientras la inflación comienza a acelerarse (ya se ubica por encima del 4% mensual), el gobierno puso en marcha su plan de control de precios a la vez que entró en vigencia la Ley de Gondolas con el objetivo de “pisar” los valores de los alimentos y así evitar que sigan aumentando.

Sin embargo, pese a que estas recetas ya se han aplicado en otras ocasiones y han causado los mismos resultados (escasez y desabastecimiento) el gobierno imputó a varias empresas de alimentos tras acusarlas de, justamente, desabastecimiento.

Según un comunicado publicado por el Ministerio de Desarrollo Productivo de la Nación, a cargo de Matías Kulfas, la Secretaría de Comercio imputó a las empresas “Mastellone, Fargo, AGD, Danone, Molinos Cañuelas, Bunge, Molinos Río de la Plata, Unilever, P&G, Paladini y Potigian por retención en sus volúmenes de producción o falta de entrega de determinados productos de consumo masivo para su comercialización”.

“Las imputaciones se realizaron luego de verificar que las mencionadas empresas habrían incumplido la intimación a incrementar su producción hasta el más alto grado de su capacidad instalada y arbitrar los medios a su alcance para asegurar su transporte y distribución con el fin de satisfacer la demanda”, aseguró un comunicado difundido por el ministerio de Desarrollo Productivo.

Fueron inspectores de la Subsecretaria de Acciones para la Defensa de las y los Consumidores quienes llevaron adelante operativos de fiscalización de comercios y quienes habrían reportado estos faltantes en góndolas de productos de consumo masivo. Tras ello, se elevó la denuncia correspondiente que llevó a la realización de inspecciones en las oficinas administrativas de empresas proveedoras, a las que se les solicitó información sobre stocks e inventarios de noviembre, diciembre de 2020 y enero de 2021.

“Del análisis de la información remitida por las empresas se comprobó una importante caída de la producción o en la distribución de diversas gamas de productos. Por ejemplo, en la empresa multinacional Unilever, que elabora alimentos, artículos de limpieza e higiene personal, se detectó una caída de casi el 100% en su inventario de aderezos”, detalla el texto del ministerio.

A continuación, hace un punteo caso por caso de las irregularidades reportadas y puntualiza, por ejemplo, que Danone entregó menos quesos cremas y postres, que P&G redujo el despacho de pañales y detergentes, que Fargo produjo menos ravioles y ñoquis, tapas de empanadas y de pan lactal, que la Aceitera General Deheza también presentó menos productos, que Molinos Río de la Plata achicó sus inventarios de harinas, productos a base de arroz, arroz y aceites, que Bunge marcó una baja en sus stocks de harinas y que “Mastellone, la distribuidora de golosinas Potigian, la empresa regional de alimentos agroindustriales Molinos Cañuelas y el frigorífico Paladini no aportaron la información con el detalle requerido para realizar un análisis completo”.