El juez de la Corte Suprema Juan Carlos Maqueda fue hospitalizado tras una “descompensación cardíaca”

0
110

Estaba almorzando en un restaurante del barrio porteño de Recoleta cuando se descompuso. Fue trasladado de urgencia al Hospital Fernández

El magistrado Juan Carlos Maqueda, integrante de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, almorzaba este mediodía junto a su esposa en un restaurante de la Recoleta cuando sufrió una “descompensación cardíaca”, según trascendió, y tuvo que ser trasladado de urgencia al Hospital Fernández.

Clarín pudo saber que en aquel nosocomio lograron reanimarlo y luego fue ingresado al Instituto Argentino de Diagnóstico, donde permanece internado.

“Fue internado en terapia intensiva para extremar los cuidados, pero es un cuadro habitual del doctor Maqueda, con episodios cíclicos de este tipo, con virtuales síncopes, y además ya tiene varios stents“, describieron las fuentes.

El juez, de 72 años, forma parte del máximo tribunal desde 2002, cuando fue designado por Eduardo Duhalde para reemplazar a Gustavo Bossert. De no poder reincorporarse antes de febrero, cuando finalice la feria judicial, la Corte podría funcionar con tres jueces: el presidente Horacio Rosatti, Carlos Rosenkrantz y Ricardo Lorenzetti.

Maqueda había sido designado como autoridad de feria durante la segunda quincena de enero, lo cual suponía una especie de guardia de todo tema urgente que ingresara a la Corte. En los primeros quince días esa responsabilidad fue de Rosatti, y ahora será el turno de Rosenkrantz.

La historia clínica de Maqueda registra algunos episodios previos. En septiembre de 2014, durante una recepción en la Embajada de Italia, el magistrado sufrió un desmayo y rápidamente fue trasladado por el SAME hacia el Instituto Argentino de Diagnóstico y Tratamiento.

Diez años antes, el 6 de septiembre de 2004, se le practicó una angioplastia, procedimiento endovascular que consiste en dilatar una arteria o vena ocluida con el fin de restaurar el flujo sanguíneo obstruido. “Luego del examen clínico y de los análisis correspondientes, se le practicó un cateterismo cardíaco. Al comprobarse la existencia de lesiones coronarias, se le realizó una angioplastia con colocación de endoprótesis”, señaló en ese momento el médico Guillermo Cassella.

Dos meses después de la operación fue el centro de un escrache público en su casa, episodio que terminó con otra descompensación cardíaca.