El juez Villena podría quedar complicado en la causa por espionaje ilegal

0
105
La fiscal entiende que los dos extitulares de la AFI son responsables del espionaje ilegal sobre Kirchner, de las tareas posteriores para darle una cobertura legal y de haber colocado información falsa en documentos, para respaldar esa cobertura Silvia Majdalani y Gustavo Arribas serán los primeros en ser indagados, esta semana, en la causa que investiga un supuesto espionaje ilegal sobre Cristina Kirchner y que puede alcanzar al juez que tuvo en sus manos parte de la investigación, Federico Villena, apartado por parcialidad.

Villena jura que nunca ordenó espiar a Kirchner y que fue engañado por los espías que colocaron informes falsos en su causa, seis meses después, para dar cobertura judicial en su expediente a sus acciones ilegales.

El centro del debate son las tareas de inteligencia efectuadas sobre Cristina Kirchner en su casa y en el Instituto Patria. La hipótesis que maneja la Justicia es que cuando la policía que custodiaba el Patria denunció el 7 de agosto de 2018 que vigilaba a Cristina Kirchner, la AFI redactó un informe de inteligencia con datos falsos, que incluía seis hojas en las que se mencionaba que se había detectado una amenaza contra la vicepresidenta y que se la había descartado.

Ese informe terminó en la causa en la que el juez Villena habría ordenado tareas de inteligencia para custodiar a las comitivas que llegarían al país en esa época por la reunión del G-20.

Por eso están dando una batalla legal para llevar el caso de la Justicia Federal de Lomas de Zamora a Comodoro Py. Majdalani, con el patrocinio del abogado Juan Pablo Vigliero, se presentó ante el juez Marcelo Martínez de Giorgi, quien ya investigó esas tareas de inteligencia y la sobreseyó, para decirle que pida la causa de Lomas. Y avisó al juez Auge que le iban a reclamar la inhibitoria. Pero Martínez de Giorgi le dijo que no, que ese caso estaba cerrado y que no correspondía.

Un revés similar recibió Majdalani en Lomas de Zamora, donde el juez Auge le dijo que no correspondía la inhibitoria y la fiscal dictaminó que ese planteo no suspendía la indagatoria de mañana, con lo que la esperan con un largo cuestionario.

Con la misma estrategia, pero otra táctica, Arribas presentó en la Cámara Federal porteña un escrito para que se sortee qué juez de Comodoro Py debe intervenir en el caso, pues argumenta, con el patrocinio de su abogado Alejandro Pérez Chada, que todos los hechos investigados ocurrieron en la Capital. Salió sorteado el juzgado federal de María Eugenia Capuchetti.

Antes de decidir si reclama el caso, la jueza le pidió opinión al fiscal en turno Carlos Stornelli. Stornelli dijo que hay que certificar las causas de Auge, tanto la que investiga el espionaje a Cristina Kirchner como la del espionaje sobre periodistas y políticos que tenía Villena, que ahora son todo un expediente.

Mientras esto se resuelve ambos serán indagados.