martes, abril 16

El kirchnerismo propuso a un militante de La Cámpora como embajador en Honduras

0
166

Se trata del hondureño naturalizado argentino Pablo Vilas; Fue diputado del Parlasur y no posee experiencia diplomática

Un nuevo funcionario del Frente de Todos, sin experiencia en la diplomacia fue propuesto como embajador, en este caso para la sede diplomática en Honduras. Se trata del diputado del oficialismo en el Parlasur Pablo Vilas quien reemplazara al diplomático de carrera Juan José Castelli.

El probable nuevo embajador en Tegucigalpa es argentino naturalizado ya que es, casualmente, hondureño de nacimiento y acompañó a la vicepresidente, Cristina Kirchner, en la misión diplomática que estuvo presente en el acto de asunción de la flamante presidencia de aquel país, Xiomara Castro, y quien guarda una estrecha relación con la presidente del Senado.

Honduras ocupa un rol clave en la política exterior regional del kirchnerismo por lo que es de suma importancia que el embajador tenga llegada directa a CFK. De la misma forma ocurre con los representantes diplomáticos en China (Sabino Vaca Narvaja), Rusia (Eduardo Zuain) y Cuba (Luis Ilarregui): todos del círculo político de la vicepresidente.

Durante los años 2011-2015, Vilas estuvo a cargo de de llamada Casa de la Patria Grande: organismo descentralizado del Gobierno Nacional que cuenta con recursos propios y está ubicado en la calle Riobamba, en el centro porteño. Con el cambio de Gobierno, pasó a ser el encargado de las relaciones internacionales de La Cámpora.

Se trata del segundo intento de Vilas de ocupar el cago de mayor importancia en una sede diplomática, luego de su trunca llegada a la embajada de Ecuador. Allí, el entonces presidente, Lenin Moreno, rechazó la propuesta atento a su posición política y a los intereses que representaba, más allá de los argentinos.

De aprobarse su placet, Vilas reemplazará al diplomático de carrera Juan José Castelli, oportunamente designado en Tegucigalpa en 2016.

Castelli es un funcionario profesional cercano a la UCR aunque también mantuvo lazos con el peronismo. Su salida responde a un vencimiento de su plazo y su interés de regresar a Buenos Aires.

Desde la oposición cuestionarán su nombramiento en el Senado producto de su origen hondureño. Aunque desde el círculo de Vilas se defienden: “Por ser hijo de argentino y haber nacido en el exilio (su padre fue miembro del grupo Montoneros), la ley argentina ampara la nacionalización por opción a los 18 años, reconociéndole los mismos derechos y deberes que si hubiera nacido en territorio argentino”, y que su designación “podría incluso reconocerse como una política de reparación ante el Estado argentino”, informaron a La Nación.