sábado, noviembre 28

El militar que intentó entrar droga a España con Bolsonaro confesó el hecho

0
135

24 de febrero de 2020

El militar que intentó entrar droga a España con Bolsonaro confesó el hecho

Fue detenido en junio pasado y este lunes admitió que quiso ingresar al aeropuerto de Sevilla con 37 kilos de cocaína. Lo condenaron a seis años de cárcel y debe pagar una multa de US$2 millones.

El militar brasileño que integró la comitiva del presidente Jair Bolsonaro y que fue detenido en junio pasado por intentar entrar a España con 37 kilos de cocaína confesó el hecho y aceptó recibir una condena de seis años de cárcel y pagará una multa de US$2,1 millones.

El militar, identificado con las iniciales M.S.R., fue detenido en junio pasado en el aeropuerto de Sevilla, cuando viajaba con la droga hacia Japón como parte de la comitiva de Bolsonaro, tras volar antes desde Brasilia hacia Lisboa.

El hombre declaró este lunes ante la justicia española y admitió que llevaba la droga repartida en una valija y una mochila.

«Mi misión era traer la droga a Europa y volver», confesó el militar, quien añadió que tenía instrucciones de llevar su mercancía hasta un centro comercial, donde lo estaría esperando otra persona que «le haría una señal».

«Era la primera vez que lo hacía, me arrepiento profundamente y pido perdón al pueblo español y a las autoridades españolas. En 20 años de militar nunca me abrieron un expediente y nunca tuve alguna sanción. Pero mi sueldo no es muy alto y estaba pasando por dificultades económicas», dijo al tribunal.

Añadió que su misión era la de ingresar la droga a Europa y que creía que el destino final era Suiza.

El procesado, quien está bajo un régimen de prisión preventiva, enfrentaba un pedido de condena de ocho años de prisión presentado por la fiscalía.

Tras su confesión, el fiscal aceptó rebajar a seis años su pedido de condena, debido a que el acusado «fue sincero y reconoció los hechos».

El caso pasó ahora a sentencia definitiva, momento en el que se sabrá el plazo de la pena que deberá cumplir en España.

«Lo normal es que, una vez que tenga el tercer grado, la libertad condicional se sustituya por la expulsión del país y este periodo final de la pena lo cumpla ya en Brasil en libertad», dijo su abogado defensor, Diego Silva.