El norte y el este de Salta, las zonas más afectadas por el calor

0
92

Las poblaciones de Rivadavia, Orán y San Martín serán las más golpeadas. La Candelaria, Rosario de la Frontera y Metán podrían verse igual de afectadas.

Todos los recipientes sirven en el norte para aprovisionarse del líquido vital.

La Subsecretaría de Defensa Civil informó que en la Provincia rige la alerta meteorológica nacional por ola de calor con temperaturas que superarán los 40 grados por lo cual se insta a la comunidad a cumplir con recomendaciones para evitar golpes de calor.

Al respecto el subsecretario de Defensa Civil, Jorge Arce, señaló que en la provincia los departamentos Rivadavia, Orán, San Martín, La Candelaria, Metán y Rosario de la Frontera serían los más afectados por las elevadas temperaturas, en tanto indicó que el Valle de Lerma no sufrirá de calor extremo pero la máxima rondará los 35 grados.

LE PUEDE INTERESAR Promueven una nueva alimentación para los niños y niñas con cáncer Anticipan que la ola de calor será diferente en Salta: conocé todos los detalles

Temor en Tartagal

Sin una provisión más o menos aceptable de agua, con notables bajones de electricidad durante las horas de mayor demanda, los pobladores del departamento San Martín aguardan con cierto temor la llegada de la ola de calor que según el Servicio Meteorológico Nacional y servicios de otros países será histórica y podría registrar las temperaturas más elevadas del planeta precisamente en el norte de la Argentina.

¿Qué hacer ante la inminencia de esta ola de calor que podría elevar la temperatura en algunas regiones hasta los 50 grados?, es la pregunta que los norteños se hacen y en este sentido el director de Defensa Civil de Tartagal, Rolando Álvarez, explicó: «Lo que estamos haciendo es tratar de prepararnos lo mejor que podamos ante la llegada de esta ola de calor que, indefectiblemente, nos afectará, a una región que además del calor en sí mismo, no registra una lluvia intensa desde mediados del mes de noviembre», comenzó explicando el funcionario, que también preside a los Bomberos Voluntarios de Tartagal.

Álvarez explicó además que después de esa lluvia intensa de noviembre «tuvimos otra de menor intensidad en diciembre y desde entonces no volvió a llover, lo que dificulta muchísimo la provisión de agua. Más allá de que la prestadora del servicio recibe muchas críticas, nosotros, desde Bomberos Voluntarios y coordinando con otras instituciones como Policía de la Provincia tratamos de llevar un poco de alivio a la población por una cuestión humanitaria. Desde que se anunció la ola de calor la premisa ha sido prepararnos para poder enfrentarla lo mejor que se pueda y para eso necesitamos que las comunidades de todo este municipio que, por cierto es muy extenso, tengan básicamente agua disponible».

Camiones y cisternas, a punto

Álvarez repitió que «ante la inminencia de la llegada de la ola de calor, lo que estamos haciendo es preparándonos para tener la mayor cantidad de camiones en condiciones, los tanques de agua limpios y dispuestos y ya comenzamos desde Defensa Civil, la comuna y Bomberos Voluntarios con el reparto del agua, porque sabemos que lo que haga Aguas del Norte no será suficiente».

«Los registros de temperaturas que estamos teniendo son inusualmente elevados respecto de años anteriores, porque es innegable que la temperatura sigue subiendo. A eso tenemos que sumarle el hecho de que respecto al uso del agua, la población no es ni solidaria ni responsable y a muy pocos les importa contemplar si el vecino no tiene un bidón de agua o cuidarla para que no falte. En estas circunstancias suena antipático decirlo, pero es un dato de la realidad».

Según los servicios meteorológicos «nacional como el de Noruega, que es muy consultado a nivel global, establecen que la ola comenzará a llegar con toda intensidad el día miércoles 12. Por eso estamos trabajando para que la gente se informe en relación a los peligros que para los más ancianos y los niños implica no cuidarse», dijo el funcionario.

Y advirtió: «Es peligroso para la salud. Entonces todas las previsiones y medidas que tomemos nunca van a estar de más. A la gente le pedimos que se cuide, que no se exponga, que cuide el agua y que sea solidaria con todos los vecinos».

Álvarez, finalmente, precisó que «como se conoce, las lluvias intensas en la zona suelen concentrarse en el mes de febrero y eso representa también otro gran peligro. El temor que tenemos es que todo lo que no llovió en diciembre y enero se termine concentrando en febrero y entonces esa situación podría llegar a ser tan dramática como la falta de lluvias».

«Nosotros estamos informando en forma permanente a la Municipalidad para que los drenajes de las calles y los canales se mantengan limpios. Pero en eso también tiene responsabilidad la población», cerró el funcionario.

Agua para Santa Victoria 

A través de la articulación interministerial y un trabajo coordinado en territorio con agentes del Ejército Argentino, se proveen los recursos para poder brindar agua a las comunidades.

La constante intervención territorial de agentes de la Secretaría de Asuntos Indígenas del Ministerio de Desarrollo Social, para relevar las necesidades de comunidades, permitió articular con los recursos del Ejército desplegados en Santa Victoria Este, operativos para la distribución de agua segura a comunidades.

Desde la base asentada en El Rosado, en coordinación con otras áreas de Gobierno que integran la Mesa Interministerial -como el IPV, se organizaron operativos de logística desde el viernes pasado por la tarde, para distribuir agua a las comunidades de Mecle y Madre Nueva Esperanza, mientras que durante el sábado y el domingo se hizo lo propio en La Puntana, Nueva Monte Carmelo, Pozo El Algarrobo y 3 de Febrero.

De esta manera se diagraman de manera operativa y eficiente las respuestas.