El Papa Francisco felicitó a Joe Biden y le pidió que fomente la “reconciliación y la paz” en EE.UU.

0
85
Joe Biden recibió un pedido del Papa Francisco con motivo de su asunción como presidente de EEUU: «Respeto por los derechos de los pobres y vulnerables». Joe Biden recibió un pedido del Papa Francisco con motivo de su asunción como presidente de EEUU: «Respeto por los derechos de los pobres y vulnerables». El Papa Francisco saludó al flamante presidente de Estados Unidos, Joe Biden, con motivo de su asunción y le pidió “reconciliación y paz para construir una sociedad marcada por la auténtica justicia y libertad”. El demócrata Joseph Biden se convirtió este miércoles en el segundo presidente católico de toda la historia de Estados Unidos.

“Con motivo de su toma de posesión como cuadragésimo sexto presidente de los Estados Unidos de América, extiendo mis cordiales buenos deseos y la seguridad de mis oraciones de que Dios Todopoderoso le conceda sabiduría y fortaleza en el ejercicio de su alto cargo”, le deseó el pontífice a través de un mensaje.

Joseph Robinette Biden Jr., más conocido como Joe Biden, es el segundo católico que toma posesión de la Casa Blanca después del asesinado John F. Kennedy.

“En un momento en que la grave crisis que enfrenta nuestra familia humana pide respuestas unidas y con visión de futuro, oro para que sus decisiones sean guiadas por un preocupación por construir una sociedad marcada por la auténtica justicia y libertad, junto con el infalible respeto por los derechos y la dignidad de todas las personas, especialmente los pobres, los vulnerables y los que no tienen voz”, señaló en el mensaje.

“Asimismo le pido a Dios, fuente de toda sabiduría y verdad, que guíe sus esfuerzos para fomentar entendimiento, reconciliación y paz dentro de los Estados Unidos y entre las naciones del mundo para promover el bien común universal”, y finalizó diciendo: ”
Con estos sentimientos, de buena gana invoco sobre usted y su familia y el amado pueblo estadounidense una abundancia de bendiciones”.

En un país mayoritariamente cristiano, el nuevo mandatario, un católico practicante, asistió esta mañana a una misa en la Catedral de San Mateo en Washington para dar inicio a los cuatro años de gobierno como el presidente número 46º de la historia de Estados Unidos, sucediendo en el cargo a Donald Trump.