El parto de una niña wichí generó cruces y polémicas

0
91

El hecho fue difundido por el mismo gobernador. Las estadísticas sobre embarazo adolescente e infantil muestran que el caso no fue una excepción.

24 Feb 2020

El hecho fue difundido por el mismo gobernador. Las estadísticas sobre embarazo adolescente e infantil muestran que el caso no fue una excepción.

El sábado, el gobernador Gustavo Sáenz dio a conocer, a través de sus redes sociales, que una niña de 14 años dio a luz en una situación extrema. Según el relato del mandatario, el viernes, a las 24, desde el hospital de Alto la Sierra se solicitó con urgencia la derivación de D., una niña con embarazo de riesgo con signos de preeclampsia al hospital de Santa Victoria Este.

Según datos oficiales, cada año entre 190 y 230 niñas de 10 a 14 años tienen un bebé en Salta.

“Las ambulancias no podían realizar el traslado por el estado de las calles y las rutas. Finalmente un camión del Ejército la trasladó con el doctor Guayamuya” contó Sáenz. Arribaron al hospital de Santa Victoria, a las 3.45. Desde ahí, debieron volver a trasladar a la joven al hospital de Tartagal, que puede atender casos de mayor complejidad.En este último nosocomio dio a luz. “Hace unas horas fue mamá de un bebé hermoso. GRACIAS al Ejército Argentino por su gran compromiso, a los médicos y enfermeros, y a DIOS por sobre todas las cosas !!!”, escribió el gobernador, quien además compartió un video en el que se ve cómo la niña fue trasladada en la parte de atrás de un camión del ejército, con suero.

La excepción, como lo revelan las estadísticas de Salta, no es que una niña sea obligada a convertirse en madre, sino que, en este caso, haya logrado salvarse.

Según datos oficiales, cada año entre 190 y 230 niñas de 10 a 14 años tienen un bebé en Salta.

El dato no es menor: mientras en la CABA 20 de cada mil niñas/adolescentes menor de 14 es embarazada, en Salta el porcentaje trepa a 80 por cada mil menores de 14.

Los datos, hechos públicos por el Plan Embarazo No Intencional en la Adolescencia (ENIA), son alarmantes.

Hasta el año pasado, la fundación Fundara (a cargo de la ahora intendenta Bettina Romero) también presentó numerosos informes sobre el embarazo adolescente. En  uno de ellos destacó: “Una mayor fecundidad en el período de la adolescencia suele estar asociado a economías y sociedades con menores grados de desarrollo y entre los sectores de la población más vulnerables. Esto se debe principalmente a una deficiente inversión en políticas de salud y educación que no permiten abarcar en la complejidad que se merece esta problemática. A su vez, la incidencia suele ser mayor en los sectores con menos ingresos debido a la falta de acceso a medidas preventivas gratuitas, entre las que se puede contar con la disponibilidad de métodos anticonceptivos como una adecuada educación sexual”, señala.

En ese informe también destaca que ocho provincias tuvieron un incremento en la incidencia del embarazo de esta franja: Salta, Corrientes, Jujuy, Mendoza, Misiones, San Juan, Santa Cruz, Santiago del Estero y Tucumán.

Polémica: niña, no madre

El posteo del gobernador generó un fuerte debate en las redes sociales y llegó hasta derivó en un cruce entre funcionarios de Provincia y Nación.

Pamela Ares coordinadora del Consejo Nacional de Políticas Sociales del gobierno nacional compartió un artículo periodístico y escribió: “Salta una vez más es noticia. Ahora porque el gobernador Gustavo Sáenz se refiere a un embarazo adolescente, una “niña” que se convierte en madre”

Quien salió a responderle fue Adrán Zigarán, a cargo de la Secetaría de Participación Ciudadana y Relaciones con la comunidad. “Entiendo que celebró que no se muera camino al hospital”, escribió el funcionario saencista.

Las chicanas continuaron, al igual que los pases de factura por lo que se hizo,  no se hizo, se dijo y se calló durante la anterior gestión provincial.

En Twitter la publicación del gobernador tuvo una gran repercusión. La mayoría de quienes la comentaron repudiaron la falta de educación sexual y que una niña debiera dar a luz.