jueves, abril 18

El peronismo afronta un proceso de reconstrucción y debate nuevos liderazgos para posicionarse frente a Milei

0
121

La exvicepresidenta volvió al ruedo político en los últimos días con fuertes críticas al Gobierno. Los gobernadores cobraron relevancia durante estos meses. Referentes del partido aseguraron que surgen nuevas formas de conducción.

El peronismo todavía está en proceso de recuperación tras el duro golpe de perder las elecciones. Y es que no solo fueron derrotados en el gobierno nacional, sino que perdieron cerca de media docena de provincias, entre ellas bastiones históricos. El mapa se pintó de otro color y se impone una reconstrucción profunda en el PJ.

Mientras tanto, los últimos -y primeros- dos meses de presidencia deJavier Milei se caracterizaron por el silencio casi absoluto de la primera plana del peronismo. El exministro de Economía y otrora candidato a presidente, Sergio Massa, no se ha expresado en público desde la derrota en el balotaje. Y hasta hace unos días, la exvicepresidenta Cristina Kirchner tampoco.

Leé también: Tras el regreso de Macri, el PRO busca ordenar la interna, sacudido por un posible acuerdo con Javier Milei

La resistencia del peronismo estaba entonces en manos de un puñado de gobernadores y diputados nacionales, más algún intendente bonaerense de alto perfil. Allí cobraron relevancia los gobernadores Axel Kicillof (Buenos Aires) y Ricardo Quintela (La Rioja), por ser quienes desde el primer momento se pararon en la vereda de enfrente de Milei. En pleno proceso de búsqueda de un líder, el de PBA sumó voluntades en este tiempo, en especial por retener la provincia con más electores del país.

El gobernador la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof, y su par de La Rioja, Ricardo Quintela, son los más críticos al Gobierno. (Foto: prensa gobernación PBA)
El gobernador la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof, y su par de La Rioja, Ricardo Quintela, son los más críticos al Gobierno. (Foto: prensa gobernación PBA)

Pero esa suerte de selección natural puede verse trunca por el regreso de la líder ausente. Pese a que tiene detractores en el seno del justicialismo, las posiciones contrarias a la dos veces presidenta son todavía minoritarias. “Con Cristina no alcanza y sin ella no se puede”, repite casi como un mantra más de uno en el PJ. Sucede que con ella en el centro del escenario se hace cuesta arriba disputarle el protagonismo. Para muestra, sobra Alberto Fernández.

Los mensajes de CFK de los últimos días reordenaron el tablero, al menos desde lo simbólico. Antes de su reaparición, el kirchnerismo venía muy cuestionado. Incluso su hijo, Máximo Kirchner, es el titular del PJ bonaerense y tiene sus detractores entre los propios. Hasta hubo quien pidió su renuncia a un mandato que lo tendrá como líder hasta el 2025.

La primera reacción fue el respaldo de la dirigencia ultra K. La intendenta de Quilmes, Mayra Mendoza, fue de las primeras en remarcar su liderazgo y destacar el documento de 33 páginas de la expresidenta. “Es quien nos ordena y conduce, nos sienta a todos a pensar y a estudiar no solamente las consecuencias de lo que estamos viviendo del gobierno de Javier Milei, sino sobre todo las causas”, señaló al término de la reunión de la Federación Argentina de Municipios realizada días atrás.

Mayra Mendoza, intendenta de Quilmes, es de las más cercanas a Máximo Kirchner. (Foto: Prensa La Cámpora)
Mayra Mendoza, intendenta de Quilmes, es de las más cercanas a Máximo Kirchner. (Foto: Prensa La Cámpora)

Ni suma ni resta en términos de reordenamiento del peronismo porque en este momento no hay ningún tipo de reordenamiento”, confió a TN un referente del interior de la provincia de Buenos Aires. “Me parece importante que una expresidenta (2 veces) y Vice de la magnitud de CFK para el peronismo, pero también para la Argentina, plasme su mirada sobre un momento extraordinariamente único en cuanto al perfil del Presidente, sus decisiones, sus movimientos y sus consecuencias”, remarcó.

También rescató el intercambio de ideas que se generó con el exministro de economía Martín Guzmán. “Más allá del contenido, es necesario que aquellos puntos que generaron internas, rupturas y hasta renuncias durante el gobierno del FdT hoy se debatan abiertamente por sus propios protagonistas”, señaló.

“Veo que lo que dice Cristina ya no tiene el mismo impacto que antes, perdió volumen político”, indicó a este medio un intendente del AMBA no kirchnerista. Y apuntó: “No veo que ella pueda ordenar al peronismo, pero sí que busca defender a Máximo. Hay un derrumbe de su figura”.

Axel Kicillof, Cristina Kirchner, Máximo Kirchner y Verónica Magario juntos tras el acto de asunción de un nuevo mandato en la provincia de Buenos Aires (Foto: Prensa Axel Kiclllof).
Axel Kicillof, Cristina Kirchner, Máximo Kirchner y Verónica Magario juntos tras el acto de asunción de un nuevo mandato en la provincia de Buenos Aires (Foto: Prensa Axel Kiclllof).

A diferencia de esa postura, un dirigente peronista de larga data del Conurbano sí consideró que hay un rearmado del espacio. “Hay un reacomodamiento del peronismo, donde no hay liderazgos verticalistas sino horizontales. Surgen nuevas formas de conducir y se van acomodando las piezas”, confió.

Ella no quiere conducir, pide que aparezcan nuevas figuras”, sentenció un referente del PJ con varias elecciones al hombro al frente de su intendencia. Y Cristina Kirchner lo ha dicho públicamente: “Es tiempo de que tomen la posta los hijos de la generación diezmada”. Habrá que ver si todos recibieron ese mensaje.

Por Sebastián Simonetti, para TN