El Polo Obrero le cobra a los militantes 2% de su plan social y recauda más de $270 millones

0
113

La agrupación de izquierda admitió que se quedan con ese porcentaje del monto total que perciben los beneficiarios que se encuentran adheridos al Programa Potenciar Trabajo. Los argumentos de sus dirigentes se basan en que los aportes sirven “para financiar lo que el Estado no financia”.

En medio de la polémica que despertó el Gobierno tras dar a conocer que se registraron más de 5000 denuncias por el presunto manejo irregular de planes sociales por parte de las organizaciones sociales, el Polo Obrero se sumó al revuelo tras admitir que le cobran a sus militantes un porcentaje del Programa Potenciar Trabajo.

El legislador porteño de izquierda, Gabriel Solano, fue quien confirmó cómo opera la organización social: “En el Polo Obrero hay un aporte del 2% de los ingresos de cada persona que cobra un plan. Ese 2% sirve para financiar lo que el Estado no financia. Por ejemplo, el alquiler de comedores y merenderos, y el gasto logístico y de transporte de la mercadería. El Potenciar Trabajo son $19.000 [es hoy de $22.000], estamos hablando de $380 [de aporte por beneficiario]”, sostuvo el diputado aunque no precisó cuántos beneficiarios de ese plan social son miembros del PO.

Sus dichos, obligaron al principal referente del sector, Eduardo Belliboni, a aclarar los motivos por los que decidieron comenzar con la recaudación. A través de un comunicado, el dirigente apuntó contra el Gobierno y el Fondo Monetario Internacional (FMI) y acusó a distintos sectores de desprestigiar la “lucha piquetera”.

“En el marco del plan de lucha de la unidad piquetera que enfrenta el ajuste del gobierno y el FMI, diferentes sectores del poder económico y político han salido hacer una campaña repleta de mentiras, tergiversaciones y manipulaciones que tiene el objetivo de desprestigiar la lucha piquetera por trabajo, contra el hambre y la pobreza”, comienza el escrito.

En ese sentido, sostiene: “La base de este ataque es sostener que existen cobros compulsivos en el Polo Obrero para alimentar “cajas” políticas. Lo que en realidad ocurre es que las organizaciones de los desocupados organizan y defienden un financiamiento autónomo para las necesidades de la lucha y de los barrios. El movimiento piquetero sostiene, sin apoyo del estado, miles de comedores populares en todo el país.

Algunos de los argumentos que esboza tienen que ver con que para lograr ese sostenimiento “es necesario, como cualquiera sabe, tener un lugar donde hacer la olla popular y por lo tanto pagar alquileres, comprar una garrafa, pagar los fletes para trasladar los alimentos que el Estado no entrega en la puerta de cada comedor si no en un depósito Central. Gastos que debiera financiar el Estado pero que terminan financiando las familias que concurren a los comedores”.

Gabriel Solano y Eduardo Belliboni

Luego, el dirigente del PO reconoció la existencia del aporte del 2%. “Las asambleas votan un aporte voluntario del 2% de los ingresos. En las asambleas del Polo, se rinde cuentas sistemáticamente sobre los ingresos y gastos y se aprueba colectivamente el destino de los recursos que son de todas y todos los compañeros”.

Y concluye: “El Polo Obrero financia su actuación del mismo modo que un club, que una sociedad de fomento, un sindicato o cualquier otra organización popular. Con la diferencia que, por ejemplo, los sindicatos producen descuento obligatorio por planillas, cosa que ninguna organización social puede ni debe hacer. No es cierto que sea compulsivo porque el Polo Obrero no da bajas”, señaló el mensaje del piquetero.

El porcentaje retenido correspondía a los 19.000 pesos que cada uno de los 60.000 beneficiarios recibía del Programa Potenciar Trabajo. Esto sería unos 22.800.000 pesos mensuales si el aporte involucra a todos los que reciben el plan. La cifra anualizada asciende a 273.600.000 pesos.

Sin embargo, esa recaudación correspondía hasta el mes de mayo. De acuerdo al calendario oficial, en julio, el monto pasa a ser de 22.770 pesos, correspondiente a la liquidación de junio con aumento del 17%.

En septiembre, el haber final será de $23.925, con suba del 10% correspondiente a agosto. Es decir que, si se toma la última cifra, a partir de agosto el descuento que el Polo Obrero le realizará a cada beneficiario será de 478,5 pesos. Multiplicado por la cantidad de beneficiarios, la recaudación será de $28.710.000. En este caso, la cifra anual ascenderá a 344.520.000 pesos.