martes, abril 16

El problema que no esperaba Caputo y que puede retrasar la unificación del tipo de cambio

0
186

La posibilidad de que se avance hacia la unificacion cambiaria para mediados de año puede verse afectada por un factor que no estaba en los cálculos

La liberación de la restricciones que existen sobre el dólar y la unificación del tipo de cambio son sin dudas dos de los objetivos que el Gobierno quiere concretar en algún momento de 2024, lo cual fue refrendado en más de una ocasión tanto por el presidente Javier Milei, quien aseguró que la iniciativa se podría concretar «para mediados de año», como por el ministro de Economía, Luis Caputo, que sostuvo que «todo dependerá de cómo se vaya dando el proceso de saneamiento del Banco Central«.

Incluso, el propio ministro Caputo afirmó que «el FMI piensa que podría hacerse a mediados de año«. Cabe recordar que el FMI le pidió al Gobierno precisiones sobre la manera en que va a encarar la salida del cepo y que cumpla con el pedido de unificar el mercado cambiario para el segundo semestre del año. Entre las medidas que solicita incluye eliminar el actual esquema de liquidación de divisas y que se elimine el impuesto PAIS, que sube el tipo de cambio que pagan los consumos en moneda extranjera y las importaciones.

A partir de estas declaraciones y tomando en cuenta los avances en lo que hace a la acumulación de reservas y sobre todo de absorción de pesos, distintas fuentes del mercado coinciden en que la probabilidad de lograr ese objetivo está más cerca que lejos.

A su vez, cobra especial relevancia un documento emitido por la autoridad monetaria a fines del año pasado en el que definió cuáles serían los pasos fundamentales a cumplir para lograr este propósito. Entre ellos se destaca la necesidad de una «mejora genuina de la balanza comercial» porque consideró que «será un motor imprescindible en el proceso de recuperación del nivel de reservas internacionales líquidas»

En tanto que consideró que «la recuperación de la credibilidad no será completa» hasta que se logren corregir los desbalances monetarios heredados, se solucione la deuda con importadores. En definitiva, la concreción de estos objetivos derivaría en un «proceso de normalización ordenado» y por ende «en la unificación definitiva del mercado de cambios».

Si bien han pasado apenas algunas semanas desde su publicación, es obvio que el mercado ha tomado nota de los avances que se están registrando en cada uno de estos puntos, por lo que está operando en consecuencia.

El ministro de Economía Luis Caputo busca liberar el cepo cambiario lo antes posible

Unificación cambiaria: es clave la reducción de la base monetaria

En tal sentido, es clave la política de reducción de la base monetaria, a través de la colocación del Bopreal y de la recompra de bonos en dólares que están en poder del Banco Central, que tienen como efecto inmediato la fuerte caída de las cotizaciones tanto del contado con liquidación como del dólar MEP, con la consiguiente reducción de la brecha que los separa del dólar oficial, que se ha reducido hasta el actual el 30%, debido a una caída de las cotizaciones que en el mes ronda el 10 por ciento.

No obstante, pese a esta baja de la brecha, analistas del mercado consideran que para llegar a la unificación será necesario otro salto del tipo de cambio oficial. De hecho, del Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM) que publicó recientemente el Banco Central surge que los analistas prevén que una corrección del tipo de cambio en abril, que sería del orden del 18%.

No por nada el ministro insistió en varias entrevistas periodísticas y a través de las redes sociales en intentar diluir las sospechas de otra devaluación en el corto plazo. Sin embargo, los economistas advierten que, en el mejor de los casos, las expectativas de un nuevo salto cambiario se posponen, pero no se anulan.

«Es importante, desde el punto de vista de la credibilidad y la dinámica de la inflación, que el único salto del tipo de cambio oficial entre hoy y la unificación del mercado de cambios, sea el que se produzca con la unificación y que el mismo sea lo menor posible», afirmaron desde la consultora Outlier.

La posibilidad de una devaluación se debe en definitiva a que el tipo de cambio se ajusta a un ritmo mucho menor que el de los precios por lo que viene perdiendo terreno a diario. Pero la incertidumbre que genera una hipotética devaluación se vería superada pues el precio lo determinará el propio mercado, ya que el dólar podría flotar libremente.

El dato que puede complicar los planes de unificación cambiaria

Como suele suceder año tras año, existe un factor clave para el devenir del mercado cambiario y en esta oportunidad adquiere una importancia aún mayor, pues se considera que es clave para los planes del Gobierno y no es otra cosa que el ingreso de divisas del sector exportador.

s

El ingreso de divisas por parte del campo será clave para el programa económico del Gobierno

Hasta hace algunos días analistas y operadores se entusiasmaban con las proyecciones de la cosecha gruesa, tanto en lo que hacía a los precios como a las cantidades, pues se hablaba de una «super» cosecha con un ingreso de divisas proveniente del sector agropecuario del orden de los u$s30.000 millones, que permitirían dar un gran paso en la recomposición de las reservas del Banco Central.

Pero ese panorama cambió y las noticias no son alentadoras, ya que en las últimas horas se conocieron las nuevas estimaciones de la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR) que reducen sustancialmente la expectativa de una «super» cosecha gruesa, por lo que el cálculo de ingreso de dólares se podría ver afectado.

La BCR ajustó a la baja su estimación de maíz en 2 millones de toneladas, pasando de una producción de 59 a 57 millones de toneladas. Por otra parte, la Bolsa publicó su primera estimación para la campaña de soja, la cual se espera una producción de 49,5 millones de toneladas, es decir casi 3 millones menos que hace un par de semanas.

Obviamente estos datos podrían alterar los planes e incluso poner en tela de juicio las declaraciones de algunas fuentes del gobierno que en estricto «off the record» dejaron entrever que la eliminación del cepo será en abril o mayo, y a mas tardar en junio, pues aquellas estimaciones de u$S30.000 millones provenientes de las exportaciones agropecuarias deben ser recalculadas a la baja, con todo lo que ello implica. 

En este escenario de menor afluencia de dólares, la pregunta que se está replanteando por estas horas es a cuánto podría cotizar el dólar una vez que se libere el cepo, pero en definitiva el número final será puesto por el mercado.