El Senado dictó media sanción para la reforma judicial

0
98

Con 40 votos a favor y 26 en contra la oposición destacó una modificación a último momento del proyecto sin previo consenso.

Reforma judicial Senado
El Senado dictó media sanción para la reforma judicial. (Foto: TN)

Durante la madrugada del viernes, el Senado dio media sanción al proyecto de “Ley de Organziación y Competencia de la Justicia Federal”, mejor conocida como la Reforma Judicial Penal. En una sesión que comenzó durante el mediodía y culminó con 40 votos a favor y 26 en contra, la oposición reclamó por cambios de último momento en el proyecto de parte del oficialismo sin un consenso previo.

Entre los cambios que se fueron dando a lo largo de la noche se destaca la creación de 908 cargos en la Justicia en vez de los 279 estipulados en la versión previa. Además, el senador Oscar Parrilli comunicó durante su disertación que quitará el artículo 72, en el cual se atentaba contra la libertad de prensa.

El titular de la comisión de Justicia y Asuntos Penales hizo referencia a los dichos del presidente Alberto Fernández al considerarlo “redundante”. Sin embargo, remarcó: “El anzuelo que tiramos prendió, porque salieron todos a defender a los grandes grupos de medios”.

De esta manera, el proyecto deberá pasar a la Cámara de Diputados y la próxima semana comenzarían las discusiones en comisión. No obstante, se estipula que podría retrasarse tras los dichos de la propia Cristina Kirchner, quien aseguró que no hay “apuro” en sancionar esta ley.

Un tenso inicio para la sesión por la reforma judicial

En los primeros minutos de la reunión, la tensión comenzó a escalar aún en un contexto de discusión por una de las leyes que más revuelo causó en los últimos días. A los pocos segundos de comenzar, la titular de la Cámara buscó al senador Esteban Bullrich preguntándole dónde se encontraba con ironía.

Cuando el legislador le respondió ella le respondió: “Ya lo vi. ¿Qué tal senador, cómo le va?”. “Muy bien presidenta. Buen día, ¿cómo está?”, contestó el exministro de Educación, a lo que la vicepresidenta retrucó: “Muy bien, mejor que nunca le diría”. Finalmente, Bullrich fue quien quedó con la última palabra al redoblar la apuesta: “Me alegro, pero la Argentina no tanto”.