miércoles, febrero 28

Elecciones 2023: ¿qué revelan las encuestas sobre el riesgo de un elevado ausentismo?

0
143

La baja histórica de 2021 y la poca participación en varias provincias abre un interrogante para las PASO. Cuál es el promedio histórico

La participación del electorado y el riesgo de un alto ausentismo en las elecciones presidenciales de este año es uno de los temas que mantiene en alerta tanto al Gobierno como a la oposición por el malestar que perciben con la situación del país y con la dirigencia política en general, pero distintas encuestas empezaron a mostrar una tendencia menos grave en ese sentido de lo que se cree.

Ese temor al ausentismo electoral se ve justificado en el precedente que marcaron las elecciones legislativas de 2021, cuando se registró la menor participación en 40 años de democracia con el 68% del padrón, y también en lo que se viene observando en las provincias que ya fueron a las urnas para elegir gobernador.

De hecho, a la par de los spots de campaña que empezaron a transmitirse en medios audiovisuales el Gobierno lanzó uno a propósito del cuadragésimo aniversario de la restauración democrática, en el que simplemente se invita a la gente a ir a votar, bajo el eslogan «defender la democracia». Una muestra de que este año la participación del electorado es un tema que merece especial atención.

Tres encuestas distintas relevadas por iProfesional marcan que la concurrencia a las urnas este año podría llegar llegar al 80% y volver a estar en el promedio de la Argentina, a contramano de los casos que se vienen sucediendo en la provincias.

Elecciones: ¿que arrojan las encuestas sobre el ausentismo para las PASO?

En una encuesta de la consultora D’Alessio IROL realizada en junio sobre 1.633 personas y publicada días atrás, el 88% de los entrevistados aseguró que participará en las elecciones primarias (PASO) del 13 de agosto. El 71% dijo que lo hará porque les interesa, además de ser obligatorias, mientras que el 17% señaló que irá a votar solo por la obligatoriedad.

La consultora Giacobbe&Asociados, en tanto, encuestó a 2.500 personas entre el 27 de junio y el 2 de julio y el 86,1% aseguró que irá a votar en las PASO, mientras que un 7,9% dijo que «quizás vaya». El 5,1% respondió que no participará de los comicios.

Varias encuestas marcan que la participación podría acercarse al 80%

El mismo tema fue abordado por Zuban Córdoba en una encuesta sobre 1.280 casos realizada entre el 1 y el 6 de julio. En este caso, el 71,1% respondió que es «muy probable» que vaya a votar en las PASO presidenciales mientras que el 16,9% dijo que es «algo probable». Solo el 3,7% afirmó que es «muy improbable» que se acerque al centro de votación ese domingo.

Los datos de estas encuestas son alentadores respecto de la participación electoral no solo por los porcentajes sino porque la consultas apuntaron solo a las primarias, que desde su debut en presidenciales en 2011 (se crearon en 2009, para las legislativas) siempre tuvieron una concurrencia menor a la de las elecciones generales.

¿Cuál la participación electoral histórica?

Desde 1983 la concurrencia a las urnas osciló entre el 75% y el 85%. Los registros más altos se dieron en la década de 1980: en las presidenciales de 1983 que marcaron el regreso de la democracia y consagraron a Raúl Alfonsín como presidente fue del 85,6% y en 1989, cuando ganó Carlos Menem, fue 85,3%.

En las siguientes dos elecciones presidenciales la concurrencia a las urnas bajó levemente, pero se mantuvo alta: 82% en 1995, cuando Menem fue reelecto, y 82,3% en 1999, cuando triunfó la Alianza que lideró Fernando De la Rúa.

Luego de la crisis de 2001 la participación volvió a bajar y en las elecciones de 2003 fue del 78,2%. El ganador fue Menem pero renunció al balotaje y dejó así como presidente electo a Néstor Kirchner. En 2007, cuando concluyó su mandato y fue electa su esposa, Cristina Kirchner, la concurrencia fue del 76,2%.

En 2011 Cristina Kirchner fue reelecta como presidenta en una elección donde la participación fue del 78,6% y en 2015 fue de 74,9% en las generales y 80,77% en el balotaje donde Mauricio Macri se impuso sobre Daniel Scioli. Por último, en las elecciones de 2019 en las que fue electa el presidente Alberto Fernández la concurrencia fue del 80%.

En algunas de las provincias que ya fueron a las urnas la participación tocó un piso histórico por debajo del 70%

¿Por qué preocupa la concurrencia ?: los antecedentes más recientes

Las elecciones legislativas de 2021 en las que la alianza opositora Juntos por el Cambio se impuso sobre el oficialismo y cambió sensiblemente la correlación de fuerzas en el Congreso, marcaron el peor antecedente de los últimos 40 años de democracia en cuanto a la participación electoral.

Si bien esa baja concurrencia del 68% se explicó por la pandemia de Covid-19 y las medidas de distanciamiento e higiene, en las provincias que ya concurrieron a votar este año también se registraron bajas inéditas como la de Córdoba, que cayó al 68% y tocó su piso histórico.

En el mismo nivel estuvieron Río Negro y Salta, con 68% y 69% respectivamente, aunque en general ninguna se acercó siquiera al 80% de participación. La más alta concurrencia hasta ahora se dio en San Luis con 76%, seguida por Jujuy y Formosa con 74%.