Empresarios creen que la inflación superará 29% y dudan de una mejora del poder adquisitivo

0
144

Entienden que el costo de vida este año superará esa cifra, por lo que «será complicado» que los salarios se ubiquen por encima. Dicen que para el primer trimestre ya se verá un alza de entre 10% y 12% en los precios.

El mundo empresario no hace las mismas cuentas que el Gobierno. Según las pautas que quedaron reflejadas en el presupuesto 2021, este año la Argentina debería cerrar con una inflación de 29%, y el objetivo oficial es que los salarios se posicionen entre tres y cuatro puntos por encima de esa cifra.

Pero los ejecutivos no toman como posible ese parámetro y allí empiezan los conflictos.

Según dicen -y tras el 4% que marcó el índice del costo de vida en enero pasado-, la inflación durante el primer trimestre se moverá entre el 10% y el 12%, con lo que en solo tres meses se habrá consumido buena parte del 29% esperado.

Esto también modifica, entonces, la idea de cumplir con la premisa de que los salarios le ganen a la inflación, tal como el presidente Alberto Fernández les prometió a los gremios, y como el ministro de Economía Martín Guzmán les pidió a los empresarios la semana pasada.

«Si pensamos en una inflación de 29%, tal vez pensar en una mejora de haberes por encima de esa cifra no sea tan descolocado. Pero si vamos a lo que para nosotros es más realista, es decir una inflación más alta a la del presupuesto, ya hablamos de otra cosa. Ahí, sin dudas, el escenario es otro», sostuvo a El Cronista uno de los empresarios que la semana pasada participó del encuentro con Guzmán y el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas.

Los ejecutivos también hacen referencia a las dificultades que tendrán para evitar el traslado de esas mejoras salariales a los precios finales de sus productos algo que, desde ya, no colaborará a controlar la inflación.

«Una cosa es cuatro puntos por encima del 29% y otra es que hablemos de un piso más alto. En algunos sectores, como el alimenticio, ya los márgenes se redujeron con los planes oficiales como Precios Cuidados y Precios Máximos», sostuvo otra de las fuentes consultadas.

Daniel Funes de Rioja, presidente de la Coordinadora de las Industrias de Productos Alimenticios (COPAL), mientras tanto, prefiere quedarse con la pauta oficial.

«Si el Gobierno dice que se pondrán en marcha todos los instrumentos necesarios para controlar la inflación y llegar a cierta pauta, perfecto. Pero no podemos al mismo tiempo estar pensando en otra cifra. Quiero suponer que si se puso esa marca será porque se hará todo lo posible. Sino, estaremos frente a algo poco serio», destacó Funes de Rioja.

Los empresarios, además, resaltan que no es posible establecer los mismos criterios para todos los sectores.

Rubros como la hotelería, el entretenimiento y hasta cierto punto el turismo -que volvieron a la actividad hace pocos meses o en algún caso ni siquiera volvieron a ver la luz- hoy no estarían en condiciones de otorgar incrementos de salarios por encima de los índices inflacionarios.


Según Kulfas y Guzmán, un alza del salario real mejorará el consumo y se beneficiarán los empresarios, que verán incrementados sus ingresos.

Recientemente. el titular de Desarrollo Productivo se mostró partidario de coordinar un acuerdo de precios y salarios que logre la «integralidad, con pautas claras».

Como parte de este acuerdo, y según surgió de la reunión de la semana pasada con empresarios, se comenzará a trabajar ahora en la forma de comenzar a bajar los costos que se generan en las diferentes etapas de la cadena productiva.

Así, algunos sectores, como el alimenticio, podrían también reducir el valor final de sus productos, situación que permitiría lograr un descenso de los índices inflacionarios y alcanzar la marca dispuesta en el presupuesto.