En medio de un“amesetamiento” en la recaudación,AFIP intimó a más de 30mil contribuyentes

0
112

El ente recaudador de impuestos envió notificaciones a los implicados, a través de las fiscalizaciones electrónicas, por irregularidades detectadas en las declaraciones juradas. En los últimos dos años, la herramienta automática ha permitido al organismo recaudar más de $4.500 millones

La Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) intimó este lunes a 32.746 contribuyentes por incumplimientos detectados en las fiscalizaciones electrónicas, una instancia previa a la etapa presencial que busca profundizar en las irregularidades detectadas en las declaraciones juradas.

Algunos de los motivos que conllevaron a la decisión del ente recaudador que tiene al frente a Mercedes Marcó del Pont tienen que ver con inconsistencias que se registraron en la valuación de inmuebles en el exterior, el uso de facturas apócrifas (cómputo indebido de crédito fiscal por compras a proveedores que tienen irregularidades e incumplimientos), liquidaciones de granos no declaradas, falta de presentación del Impuesto Cedular, rendimientos no declarados por diversas inversiones financieras en Ganancias, acreditaciones del exterior no declaradas y falta de declaración de contratos de arrendamiento, entre otras.

Las fiscalizaciones electrónicas automáticas son verificaciones y controles no presenciales que se basan en información de distintas bases de datos para detectar inconsistencias en el cumplimiento tributario.

La herramienta es utilizada por la AFIP desde 2020 y ha permitido en los últimos dos años que el organismo perciba ingresos superiores a los $4500 millones.

“Los datos de la AFIP muestran un elevado nivel de respuestas de los contribuyentes a estas fiscalizaciones, que fueron rectificando declaraciones juradas y cumplieron la pretensión fiscal”, indicaron desde AFIP. No obstante, el organismo identificó a un grupo de contribuyentes que no cumplieron con los requerimientos o que no se allanaron a la pretensión fiscal.

Según informa la AFIP, la fiscalización electrónica “potenció las tareas de control sobre los sectores de mayor capacidad contributiva”. A través de distintas fuentes de información, que en la mayoría de los casos no requiere de datos adicionales del contribuyente, se hace un cruce de información para detectar en las declaraciones juradas presentadas “maniobras que afectan la recaudación”.