Escándalo en la Obra Social de Judiciales: ¿pacto de impunidad entre Piumato y Maqueda?

0
105

Tras ser uno de los principales impulsores de la denuncia, el titular del principal gremio judicial se llamó a silencio en los últimos meses, despertando una ola de rumores internos en la Corte sobre su alianza con el magistrado cordobés

La ola de irregularidades registradas en la Obra Social del Poder Judicial de la Nación (OSPJN) durante los últimos dos años llevó a que múltiples voces que integran el día a día de la Justicia se sumaran con nuevos detalles a los expedientes judiciales.

Actualmente, la Justicia abrió dos investigaciones: en un primer tramo, a manos del juez federal Daniel Rafecas, se encuentra la primera denuncia realizada por un empleado de la Obra Social que reveló presiones y desmanejos internos, y que tiene como principal apuntado a Aldo Tonón, director del organismo, y una persona clave en el entramado de poder que ejerce Juan Carlos Maqueda en la obra social.

A partir de los allanamientos ordenados por Rafecas, se detectaron nuevas irregularidades, entre otras, por licitaciones multimillonarias que fueron adjudicadas durante años a empresas cordobesas, que muchos ligaron por su origen a Tonón y a Maqueda. A cargo de esta causa se encuentra la magistrada federal María Romilda Servini.

Ante este avance judicial, Maqueda comenzó a tejer alianzas internas con figuras del sector. Según revelaron fuentes gremiales a NEXOFIN, una de las personas contactadas por el círculo de Maqueda es el titular de UEJN, Julio Piumato.

Piumato fue una de las voces más potentes al inicio de las investigaciones que hoy tienen a Maqueda y a Tonón en la mira. Sin embargo, en todos sus reclamos, dejó en claro su intención detrás de las quejas: deseaba que un representante de su sindicato ocupara un lugar en el directorio de la Obra Social. Así lo hizo saber numerosas ocasiones a través de su cuenta personal de Twitter, desde donde reclamó por un sillón en el directorio de la OSPJN para representantes de los trabajadores: “Por una Obra Social que proteja la salud de los Judiciales. Los trabajadores no deben ni pueden ser excluidos de su dirección! Por no estar, así estamos!”, escribió a comienzos de octubre pasado.

Pero estos reclamos públicos, con el correr de las semanas, fueron desapareciendo.

“Piumato ya no se refiere al tema, ni en público ni en privado”, comentaron a este medio fuentes judiciales.

Semanas atrás, NEXOFIN reveló que uno de los sindicatos de los empleados judiciales, el Sitraju, había pedido ser admitido como querellante en el expediente. Se trata de un gremio que viene creciendo a mayor velocidad que el de Piumato. “Este último ve con malos ojos cómo muchos empleados judiciales se inclinan por sus rivales”, acotó una fuente.

“Esto llevó a Piumato y a Maqueda a sellar una alianza: Piumato sigue con intenciones de sentarse en el directorio de la Obra Social lo que le daría fuerza a su gremio, y Maqueda está preocupado en que la causa no avance y para eso necesita aliados de peso. Es un win-win”, resumió a este medio una fuente cercana a la Corte Suprema de la Nación.

Según la versión que en la Corte dan como un hecho, la alianza estratégica entre ambas figuras incluiría el silencio en el que Piumato se sumergió durante las últimas semanas, luego de haber encabezado los pedidos de investigación sobre los desmanejos en la obra social.