Escándalo en Salta: denuncian a un empresario por “violencia sexista” contra la intendenta local

0
246
Nota extraìda de Perfil.com.Mario Peña podría ser investigado por el INADI, tras haber expresado que Bettina Romero, la intendenta de Salta, «no ha tenido ningún logro en su vida. Tuvo dos embarazos que se los pagó el Estado. Es una persona intratable». Repudio del PRO, la UCR y el oficialismo.Salta vive horas de escándalo político. Pero no por el Coronavirus sino por una denuncia de presunta discriminación y violencia sexista. Es que el empresario salteño, Mario Peña, fue denunciado por supuesta agresión verbal contra la intendenta de la Ciudad de Salta, Bettina Romero.

No ha tenido ningún logro en su vida. Tuvo dos embarazos que se los pagó el Estado. Bettina Romero es una persona intratable. O sea, con la sonrisa permanente, pero es imbancable”, dijo Peña días atrás en una entrevista radial.

En este contexto, la titular del INADI, Victoria Donda, se comunicó con Romero para expresarle su solidaridad tras el ataque, al igual que Malena Massa, directora de AYSA. Incluso, podría tramitarse un expediente en el INADI, en caso de que no se retracte Peña, según pudo saber PERFIL.

Además, se hicieron eco del tema y expresaron solidaridad via Twitter Lucas Delfino, subsecretario de Cooperación Federal del Gobierno porteño, la senadora nacional por CABA y militante feminista, Guadalupe Tagliaferri, y la diputada nacional por Salta, Virginia Cornejo, entre otros.

En ese marco, el Observatorio de Violencia contra las Mujeres de Salta repudió las declaraciones de Peña. Su directora, Ana Pérez Declerq aseguró: “Los dichos de Mario Peña constituyen en primer lugar violencia de género simbólica porque, como la define la Ley 26485, su mensaje transmite y reproduce dominación, desigualdad y discriminación en las relaciones sociales, naturalizando la subordinación de la mujer en la sociedad” y agregó que “mensajes de este tipo en un medio de comunicación son peligrosos por reproducir un discurso que deslegitima las tareas de cuidados, las capacidades de las mujeres para ocupar cargos políticos y el lugar subordinado de las mismas”.

A la ola de repudios se sumó también Isabel Soria, Presidenta de la Fundación Volviendo a Casa quien sostuvo: “Mario Peña nos odia por el solo hecho de ser mujeres, es sumamente violento”.