Estas balitas van para ustedes”: la amenaza de los narcos a la familia del niño asesinado en Rosario

0
142

El mensaje fue difundido a través de un video donde se observa a un miembro de una banda sosteniendo un arma y lanzando reiteradas advertencias a los vecinos del barrio Los Pumitas

La destrucción de cinco búnkeres ─ligados al crimen organizado─ en manos de familiares del niño de 12 años asesinado en Rosario el pasado fin de semana, trajo consecuencias un día después. Luego de que vecinos del barrio Los Pumitas decidieran este lunes desmantelar las viviendas de los presuntos implicados en el crimen, los narcos lanzaron reiteradas amenazas.

Con una máscara que impedía ver su rostro y un arma en su mano, un delincuente difundió un video en el que advierte la balacera que se producirá en caso de no devolver los electrodomésticos y objetos robados de la vivienda que fue prendida fuego durante la jornada de ayer.

“Escuchen manga de giles, van a tener que devolver las cosas que sacaron adentro de las casas, porque si no, los vamos a dejar a todos muertos ahí adentro de las casas. ¿Me escucharon manga de giles? Todas estas balitas van para ustedes guachos”, sostuvo el narco mientras colocaba el cargador en una pistola.

La amenaza le llegó no sólo a familiares de Máximo Jerez ─quienes tuvieron que dejar sus viviendas─, sino también a los periodistas que cubrieron desde la detención del presunto homicida hasta la destrucción del búnker.

Según confirmó una periodista del canal TN, dos personas en moto arribaron al barrio donde se produjeron los incidentes y arma en mano amenazaron al equipo del canal.

“Tuvimos que dejar el barrio porque durante la guardia periodística aparecieron dos personas en moto, una de ellas armada. Todos decidimos levantar la cobertura por seguridad”, contó en un móvil en directo Giuliana Salguero.

La periodista agregó que si se quedaban en el lugar “iba a haber consecuencias fatales e irreversibles” y denunció que el episodio de amedrentamiento se vivió esta mañana en el barrio ubicado al norte de Rosario.

Respecto a la amenaza a los familiares, la comunicadora sostuvo: “No solo les dijeron que se callen y que no cuenten lo que pasa en el barrio, sino que les dijeron que directamente lo abandonen”.