miércoles, agosto 12

¿Cómo se vive la nueva normalidad en Europa?

0
742
Tapabocas y distanciamiento social son los requisitos básicos que se le piden a los ciudadanos para afrontar esta nueva etapa ¿sin coronavirus? Después de que durante semanas descendieran los casos de contagiados de coronavirus, en Europa comenzaron a flexibilizar las medidas de aislamiento y a transitar la etapa de la nueva normalidad: que incluye tapabocas, distanciamiento social y estrictas medidas en los aeropuertos que reabrieron.

Junto con la llegada del verano, en España se retomaron los vuelos domésticos. Pero el movimiento en los aeopuertos se lleva adelante siguiendo estrictas medidas de prevención, tanto en tierra como en el aire.

Uno de los requisitos que deben cumplir los pasajeros es la firma de una declaración jurada, que se envía de forma online al momento de hacer el check in, en la que se deja constancia si la tuvieron contacto con un caso positivo, o bien si tuvieron la enfermedad.

Además, en los aeropuertos se delimitaron los espacios para garantizar que se mantenga el distanciamiento social, una de las recomendaciones fundamentales para prevenir contagios de COVID-19. Durante el vuelo, se entregan tapabocas a todos los pasajeros, y su uso es obligatorio.

“Reforzamos la limpieza también dentro de los aviones y toda la flota cuenta con filtros hepa, que permiten que durante el vuelo se regenere el aire por completo”, detallaron desde el aeropuerto de Palma de Mallorca.

Italia, entre la normalidad y los fantasmas

En Italia, uno de los países más golpeados del continente por la pandemia, la situación es similar. Ya se puede viajar a nivel interno, pero las medidas de prevención están presentes.

Así es que en la región de la Lombardía, que tuvo la mayor cantidad de contagios y muertes por COVID-19, el uso de tapabocas es obligatorio para salir a la calle en principio hasta el 15 de julio.

Si bien los pacientes recuperados ya superaron los 200 mil, el país sigue registrando casos positivos a diario.

Restaurantes y bares de la ciudad de Milan tienen sus puertas abiertas y las restricciones son menos exigentes que hasta hace pocos días. En cuanto a los gimnasios, peluquerías y centros de estética, también brindan servicios, pero con los espacios delimitados para mantener la distancia social y sistema de turnos.