viernes, noviembre 27

EVANGELIO DEL DÍA

0
140

EVANGELIO DEL DÍA🌸🍃

Lucas (1,57-66.80):

A Isabel se le cumplió el tiempo del parto y dio a luz un hijo. Se enteraron sus vecinos y parientes de que el Señor le había hecho una gran misericordia, y la felicitaban. A los ocho días fueron a circuncidar al niño, y lo llamaban Zacarías, como a su padre.
La madre intervino diciendo: «¡No! Se va a llamar Juan.»
Le replicaron: «Ninguno de tus parientes se llama así.»
Entonces preguntaban por señas al padre cómo quería que se llamase. Él pidió una tablilla y escribió: «Juan es su nombre.» Todos se quedaron extrañados. Inmediatamente se le soltó la boca y la lengua, y empezó a hablar bendiciendo a Dios.
Los vecinos quedaron sobrecogidos, y corrió la noticia por toda la montaña de Judea. Y todos los que lo oían reflexionaban diciendo: «¿Qué va a ser este niño?» Porque la mano del Señor estaba con él. El niño iba creciendo, y su carácter se afianzaba; vivió en el desierto hasta que se presentó a Israel.

🍃🌸MEDITACION DEL EVANGELIO 🌸🍃

*Lc. 1, 57-66.80: *

*🍃El tiempo. *

*1) Se alegraban: *

Qué lindo esto, aprender a alegrarme con el otro y por el otro. Somos más rápidos de caer en la envidia que en la alegría. Cuántas veces te pasa que caes en la envidia cuando al otro le va bien y hasta le buscas la quinta pata al gato cuando el vecino prospera. Hoy Dios nos recuerda que tenemos que ser de buen corazón, alegrarte y entusiasmar al otro y por el otro, manifestarle que te hace bien que al otro le vaya bien. Capaz que como propuesta de hoy podrías decirle a alguien que te alegras por él o por ella por… (pensá en algo). Pero hace bien el decirlo. Qué lindo cuando alguien te dice que estás haciendo bien las cosas o algo. Siempre llamamos para reclamar pero casi nunca para felicitar o animar.

*2) Admirados: *

La voluntad de Dios debemos cumplirla. Él nos muestra que nunca nos abandona. Él va junto a nosotros y está a nuestro lado, pero nosotros también debemos responderle en este caminar cumpliendo su voluntad. Capaz que nos cuesta aceptarlo o entenderlo, pero lo que Dios tiene planeado en tu vida es mucho más grande de lo que vos te imaginas para tu vida.

*3) La mano de Dios: *

Vos también tenés una misión gigante. Podés dar mucho y llenar la vida de muchas personas. A cuántas personas podés hacer feliz y hasta me animo a dejarte esta tarea: pensar en 5 personas que ayudé a que sean felices. ¿Te animas a contar 5 personas que ayudaste en su vida a ser felices?