EVANGELIO DEL DÍA

0
293

EVANGELIO DEL DÍA🌸🍃

Mateo (10,34–42.11,1):

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus apóstoles: «No penséis que he venido a la tierra a sembrar paz; no he venido a sembrar paz, sino espadas. He venido a enemistar al hombre con su padre, a la hija con su madre, a la nuera con su suegra; los enemigos de cada uno serán los de su propia casa. El que quiere a su padre o a su madre más que a mí no es digno de mí; el que quiere a su hijo o a su hija más que a mí no es digno de mí; y el que no coge su cruz y me sigue no es digno de mí. El que encuentre su vida la perderá, y el que pierda su vida por mí la encontrará. El que os recibe a vosotros me recibe a mí, y el que me recibe recibe al que me ha enviado; el que recibe a un profeta porque es profeta tendrá paga de profeta; y el que recibe a un justo porque es justo tendrá paga de justo. El que dé a beber, aunque no sea más que un vaso de agua fresca, a uno de estos pobrecillos, sólo porque es mi discípulo, no perderá su paga, os lo aseguro.»
Cuando Jesús acabó de dar instrucciones a sus doce discípulos, partió de allí para enseñar y predicar en sus ciudades.

Palabra del Señor


🍃🌸MEDITACIÓN DEL EVANGELIO 🍃

Mt. 10,34-42.11,1:

🍃Se digno de Dios.

1) Enfrentar:

Es un enfrentamiento íntimo, no institucional, es la pelea interior que uno tiene entre lo que uno quiere y ver lo que Dios quiere. Es el enfrentarte con vos mismo, porque entras en duda, porque hay veces que quieres dos cosas que no te son compatibles. Es allí donde tenés que mirar bien, tomarte tu tiempo, ver lo que se pierde y lo que se gana.

2) Renunciar:

Es a lo que vos tenés que dejar, morir a vos, aprender a no ser tan narcisista y no empacharte de todo lo que hay alrededor tuyo “todo te está permitido pero no todo te conviene”, es allí donde tu corazón tiene que trabajar la renuncia, no todo se puede tener en la vida. Vos tienes que ser consciente que cuando decís sí a una cosa estas diciendo no a otra.

3) Dignidad:

Cuando haces una opción de vida, y te aseguras en esa opción y tienes convencimiento de ello vale para saber crecer en esa dignidad que Dios te dio como verdadero “hijo de Dios”. Pone todas las fichas en lo que elegiste, seguí y si realmente lo pensaste y lo rezaste allí estará tu paz. Se fuerte y valiente para renunciar pero es ello lo que te dará dignidad y paz.