EVANGELIO DEL DÍA

0
173

EVANGELIO DEL DÍA🌸🍃

Mateo (12,38-42):

En aquel tiempo, algunos de los escribas y fariseos dijeron a Jesús: «Maestro, queremos ver un signo tuyo.»
Él les contestó: «Esta generación perversa y adúltera exige un signo; pero no se le dará más signo que el del profeta Jonás. Tres días y tres noches estuvo Jonás en el vientre del cetáceo; pues tres días y tres noches estará el Hijo del hombre en el seno de la tierra. Cuando juzguen a esta generación, los hombres de Nínive se alzarán y harán que la condenen, porque ellos se convirtieron con la predicación de Jonás, y aquí hay uno que es más que Jonás. Cuando juzguen a esta generación, la reina del Sur se levantará y hará que la condenen, porque ella vino desde los confines de la tierra, para escuchar la sab…
🍃🌸MEDITACIÓN DEL EVANGELIO 🍃

Mt. 12,38-42:

🍃Los signos son sensibles a tu mirar.

1) Signos:

En la vida siempre se necesita discernir, es decir, tener la capacidad de saber elegir. Para elegir bien se debe hacer un proceso. En ese proceso encontramos: oración, signos y hablarlo. La oración para pedir a Dios luces. Los signos, para tener frente a tus ojos elementos sensibles que orienten y ayuden, son esas cosas que te llaman la atención y que no las podés pasar desapercibidas. Y diálogo, para hablarlo con tu guía espiritual o la persona que te acompañe en la vida, ya que dos cabezas piensan mejor que una.

2) Generación mala:

Hay veces que nos pasamos la vida reclamando y reclamando. Cuán complicado es cuando te haces quejoso y no hay nada que te caiga bien. Siempre hay algo que complica tu alegría o, mejor dicho, siempre hay algo que buscas y que te complica. Es por ello por lo que hoy se te invita a abrir los ojos y tener una mirada distinta, en la cual tu vida debe ser plena y debes poner un más y no un menos.

3) Alguien que es más:

Hoy en tu vida, hay profetas que te pone Dios. Estoy seguro de que Dios pone personas en tu vida que te pegan esa cachetadita para que reacciones y vivas. El cristiano está llamado a iluminar la vida de los otros y a acompañar la vida de aquellos que necesitan un empujoncito para salir adelante. Somos aquellos que debemos dar la mano a los que están caídos en un pozo y somos aquellos que estamos llamados a abrazar a esos hermanos que se sienten solos y sucios. San Francisco no tuvo miedo de abrazar a su hermano leproso. Vos no tengas miedo de abrazar y mostrar tu cariño a ese hermano leproso de hoy, marcado por las heridas del pecado y de tantas macanas mandadas. Abraza y acompaña, que eso es un gran signo para nuestra sociedad.