EVANGELIO DEL DÍA

0
262

EVANGELIO DEL DÍA🌸🍃

Mateo (13,36-43):

En aquel tiempo, Jesús dejó a la gente y se fue a casa. Los discípulos se acercaron a decirle: «Acláranos la parábola de la cizaña en el campo.»
Él les contestó: «El que siembra la buena semilla es el Hijo del Hombre; el campo es el mundo; la buena semilla son los ciudadanos del Reino; la cizaña son los partidarios del Maligno; el enemigo que la siembra es el diablo; la cosecha es el fin del tiempo, y los segadores los ángeles. Lo mismo que se arranca la cizaña y se quema: así será el fin del tiempo: el Hijo del Hombre enviará a sus ángeles y arrancarán de su Reino a todos los corruptores y malvados y los arrojarán al horno encendido; allí será el llanto y el rechinar de dientes. Entonces los justos brillarán como el sol en el Reino de su Padre. El que tenga oídos, que oiga.»

MEDITACIÓN DEL EVANGELIO 🍃

Mt. 13,36-43:

🍃Tu vida es buena tierra.

1) La buena semilla:

Toda persona tiene en su interior algo de lo sobrenatural. Eso lo tenemos todos, hasta aquel que se declara ateo. Siempre hay una búsqueda de la felicidad y el ser eterno, el amar a la vida. Esto lo buscamos todos. La manera y la forma es distinta, pero que en vos está esa buena semilla, lo está, y busca crecer y producir siempre, por ese simple hecho de que vos querés ser feliz.

2) La cizaña:

Es aquel mal que también afecta tu interior. Ese mal que es tu debilidad y que tantas veces te tira abajo y te humilla. Esto puede ser tu egoísmo o tu orgullo. Porque, así como te decía que todos tenemos esa semilla de lo sobrenatural, también todos tenemos ese bichito que busca pudrirlo todo, que es la soberbia. En vos está el discernir qué pesa más en tu vida y en tu historia. Esa cizaña te amarga, aunque al principio parece que está todo hermoso.

3) La cosecha:

Es el tiempo. Porque es el tiempo quien te lleva a la verdad. Es el mirar la historia de tu vida, las decisiones que venís tomando. Todo ello es lo que te lleva a ver por dónde vas optando. Si va creciendo aquella semilla sobrenatural y buena que tenés o si la cizaña te va amargando. El tema es hasta cuándo vivirás y cómo vivirás. Porque si tu vida pasa por los vicios, tu vida se consumirá. Si la soberbia te lleva a ser aislado y solitario, o a estar metido en la farsa del «living la vida loca», lo único que conseguirás es vacío y depresión. El tiempo te dirá tus aciertos y tus errores. En vos está lo mejor de vos, pero también lo peor de vos. No depende esta vida de nadie, sino de vos mismo.