miércoles, septiembre 30

EVANGELIO DEL DÍA

0
116

🌸EVANGELIO DEL DÍA🌸🍃

Mateo (14,13-21):

En aquel tiempo, al enterarse Jesús de la muerte de Juan, el Bautista, se marchó de allí en barca, a un sitio tranquilo y apartado. Al saberlo la gente, lo siguió por tierra desde los pueblos. Al desembarcar, vio Jesús el gentío, le dio lástima y curó a los enfermos. Como se hizo tarde, se acercaron los discípulos a decirle: «Estamos en despoblado y es muy tarde, despide a la multitud para que vayan a las aldeas y se compren de comer.»
Jesús les replicó: «No hace falta que vayan, dadles vosotros de comer.»
Ellos le replicaron: «Si aquí no tenemos más que cinco panes y dos peces.»
Les dijo: «Traédmelos.»
Mandó a la gente que se recostara en la hierba y, tomando los cinco panes y los dos peces, alzó la mirada al cielo, pronunció la bendición, partió los panes y se los dio a los discípulos; los discípulos se los dieron a la gente. Comieron todos hasta quedar satisfechos y recogieron doce cestos llenos de sobras. Comieron unos cinco mil hombres, sin contar mujeres y niños.

Palabra del Señor


🍃🌸MEDITACIÓN DEL EVANGELIO 🍃

Mt. 14, 13-21:

🍃Dar de comer.

1) El desierto:

Jesús muestra el estar a solas, vivir en tu interioridad y trabajar por cultivar tu interioridad. Es importante volver a vos y darte el tiempo para encontrarte. Las excusas son excusas y a lo único que te llevan es a más excusas. Aprende a darte ese tiempo para vos y saberte encontrar con ese vos que solo vos sabes que sos.

2) Denles de comer:

No tenés que patear la pelota a la tribuna. Hacete cargo de tu vida y también de los otros y de tu sociedad. Si hay algo que vimos en esta pandemia es que muchos no se sintieron responsables de la sociedad y del bien del otro: desde la imprudencia de andar sin barbijos hasta de organizar juntadas a las escondidas. Pero no quiero que esto lo veas como un reclamo. A lo que me refiero es que es un tema la viveza criolla que nos toca a todos. Porque hoy Jesús te pide que te hagas cargo del hambre del otro y lo ayudes. Vos tenés mucho para dar, pero tenemos esa crisis que tenían los apóstoles: la crisis del compromiso.

3) Saciar:

Cuando uno trabaja junto a Dios puede saciar a mucha gente y, encima, con poco. Me pongo a pensar en tanta gente que en este tiempo de pandemia hizo tanto bien: desde una misa transmitida por un cura como el ave María o Padre Nuestro que hiciste para que se acabe la pandemia. Con Jesús a nuestro lado todo lo que hagamos no es poco, porque lo hacemos por amor. ¡Ánimo! Esta semana será dura y difícil, pero podemos lograr sacar muchas cosas hermosas. A animarse y a seguir.