EVANGELIO DEL DÍA

0
308

22 de Agosto


🍃🌸 EVANGELIO DEL DÍA🌸🍃

Mateo (23,1-12):

En aquel tiempo, Jesús habló a la gente y a sus discípulos, diciendo: «En la cátedra de Moisés se han sentado los escribas y los fariseos: haced y cumplid lo que os digan; pero no hagáis lo que ellos hacen, porque ellos no hacen lo que dicen. Ellos lían fardos pesados e insoportables y se los cargan a la gente en los hombros, pero ellos no están dispuestos a mover un dedo para empujar. Todo lo que hacen es para que los vea la gente: alargan las filacterias y ensanchan las franjas del manto; les gustan los primeros puestos en los banquetes y los asientos de honor en las sinagogas; que les hagan reverencias por la calle y que la gente los llame maestros. Vosotros, en cambio, no os dejéis llamar maestro, porque uno …
🍃🌸MEDITACIÓN DEL EVANGELIO 🌸

Mt. 23, 1-12:

🍃🌸Vicios religiosos

1) Incoherencia:

Es lo primero que plantea Jesús, el hacer una cosa, pero decir otra. En esto todos caemos. El tema es luchar para evitarlo y no tomar un cargo dentro de la Iglesia por “el poder” en sí. Cuando no obramos con la fuerza del Espíritu y nos llevamos por nosotros mismos caemos en ello. Al olvidarnos que el ser cristianos implica una comunión con Dios y su Espíritu, nos convertimos en meros actores con grandes goces actorales de la vida cristiana. Hasta podemos mostrarnos con rosario en mano, pero tener un corazón lleno de vacío y búsqueda de reflectores para sí.

2) Atan y dan cargas:

Es a lo segundo que podemos caer si descuidamos la oración y los sacramentos. Porque hacemos que los otros sean dependientes de nosotros. Hacemos que la alegría del evangelio se convierta en una piedra lapidaria para otros, en donde se lleve a un miedo a Dios y a su liturgia, reduciendo la fe a solo puntos morales.

3) Para que los vean:

Ante esa ausencia del Espíritu Santo, esa falta de oración, caemos en usar la vida de fe en un narcisismo. Buscamos hacer publicidad con Dios y nos olvidamos de que a Dios lo encontramos en lo secreto. Buscamos hacer cosas para ser premiados. Nos seduce el poder, el querer tener cargos o fama dentro de la Iglesia.

Sin la presencia del Espíritu Santo en tu vida podes caer en ver a un Dios lejano y a quien solo le cumplís. El mismo evangelio pasa a ser como una materia de estudio y nada más. A la Iglesia la terminas viendo como una empresa en la que buscas tener un puestito, en la que si sos laico tratas de llegar como sea al obispado y si sos cura hasta obispo no paro… porque ves a la autoridad como un poder y no como un servicio.
Hoy pedí al Espíritu Santo que te evite estos vicios y te llene de Vida.