EVANGELIO DEL DÍA

0
340

EVANGELIO DEL DÍA🌸🍃.

Mateo (16,13-20):

En aquel tiempo, al llegar a la región de Cesarea de Filipo, Jesús preguntó a sus discípulos: «¿Quién dice la gente que es el Hijo del hombre?»
Ellos contestaron: «Unos que Juan Bautista, otros que Elías, otros que Jeremías o uno de los profetas.»
Él les preguntó: «Y vosotros, ¿quién decís que soy yo?»
Simón Pedro tomó la palabra y dijo: «Tú eres el Mesías, el Hijo de Dios vivo.»
Jesús le respondió: «¡Dichoso tú, Simón, hijo de Jonás!, porque eso no te lo ha revelado nadie de carne y hueso, sino mi Padre que está en el cielo. Ahora te digo yo: tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia, y el poder del infierno no la derrotará. Te daré las llaves del reino de los cielos; lo que ates en la tierra, quedará atado en el cielo, y lo que desates en la tierra, quedará desatado en el cielo.»
Y les mandó a los discípulos que no dijesen a nadie que él era el Mesías.

Palabra del Señor
🍃🌸MEDITACIÓN DEL EVANGELIO 🌸

Mt.16 13-20:

🍃🌸Lo que revela el Espíritu.

1) Los comentarios:

Siempre hay comentarios, hasta del propio Jesús hablan. Es por ello que tenés que tener en claro quién sos vos y cuál es la misión que tenés en este mundo, porque si te dejas llevar por lo que la gente diga de vos al final vivirás de comparaciones y siendo otra persona que no sos. Trata de tener en claro quién sos y para qué estás en este mundo porque si no los comentarios te van a marear y espero que no estés ya mareado.

2) Pedro:

Refiere a quien habla desde el Espíritu. Disponete a hablar en tu vida no desde los afectos y de la carne porque si no serás un imprudente. No seas sanguíneo para hablar porque si no serás sanguinario, más bien habla desde el Espíritu. Esto es, desde la oración, desde la prudencia y desde el silencio interior. ¿Vos cuando hablas o te referís a alguien lo decís desde tus impulsos o después de haberlo rezado y meditado? Cuántas guerras se evitarían si fuera así…

3) No digan nada aún:

Todo tiene su tiempo y no podés ser como niño resfriado que todo lo larga. Hay cosas que ves y oís que debes saber guardar y callar, pero en su momento hablar. En esto fíjate que ser prudente no es aquel que todo se lo traga para que no haya problemas, más bien ser prudente es aquel que sabe en qué momento dirá las cosas para dar solución a un gran problema.