EVANGELIO DEL DÍA

0
262

🌸EVANGELIO DEL DÍA🌸🍃

Juan (1,45-51):

En aquel tiempo, Felipe encuentra a Natanael y le dice: «Aquel de quien escribieron Moisés en la Ley y los profetas, lo hemos encontrado: Jesús, hijo de José, de Nazaret.»
Natanael le replicó: «¿De Nazaret puede salir algo bueno?»
Felipe le contestó: «Ven y verás.»
Vio Jesús que se acercaba Natanael y dijo de él: «Ahí tenéis a un israelita de verdad, en quien no hay engaño.»
Natanael le contesta: «¿De qué me conoces?»
Jesús le responde: «Antes de que Felipe te llamara, cuando estabas debajo de la higuera, te vi.»
Natanael respondió: «Rabí, tú eres el Hijo de Dios, tú eres el Rey de Israel.»
Jesús le contestó: «¿Por haberte dicho que te vi debajo de la higuera, crees? Has ver cosas mayores.» Y le añadió: «Yo os aseguro: veréis el cielo abierto y a los ángeles de Dios subir y bajar sobre el Hijo del hombre.»

MEDITACIÓN DEL EVANGELIO 🌸

Jn. 1, 45-51:

🍃🌸Verás cosas mayores.

1) Encontró:

Felipe toma esa actitud misionera: va, encuentra y anuncia. Muestra quién es Jesús. Si vos encontraste la paz interior en Jesús, por favor salí y anunciá cara a cara, porque hay muchos Natanael afuera. Pero no tomes un megáfono. Salí y anunciá cara a cara, persona a persona. La evangelización hoy no pasa por lo multitudinario, sino persona a persona, celular a celular.

2) Lo conoce:

Jesús sabe todo de vos. Sabe todo y no lo podés engañar. Hoy Dios te muestra un desafío distinto, un camino que implica que trabajes para su reino, pero sabiendo quién sos vos y que Dios te eligió así como sos.

3) Verás cosas mayores:

Te aseguro que si te metes en el campo de la evangelización verás y vivirás cosas hermosas. Me viene a la cabeza cuando me tocó celebrar una misa en los cerros tucumanos, y había una señora que me quería besar las manos porque eran (decía) las de Cristo. Yo no me dejé y me reta y me dice «No le beso a usted sino al Señor que está en usted». Eso fue algo tremendo para mí. Hoy pensá en una cosa hermosa que te llamó la atención desde que estás metido en las cosas de Dios. Fijate y recordá, qué lindo es saberlo.