EVANGELIO DEL DÍA

0
106

EVANGELIO DEL DÍA🌸🍃

Lucas (6,43-49):

En aquel tiempo, decía Jesús a sus discípulos: «No hay árbol sano que dé fruto dañado, ni árbol dañado que dé fruto sano. Cada árbol se conoce por su fruto; porque no se cosechan higos de las zarzas, ni se vendimian racimos de los espinos. El que es bueno, de la bondad que atesora en su corazón saca el bien, y el que es malo, de la maldad saca el mal; porque lo que rebosa del corazón, lo habla la boca. ¿Por qué me llamáis «Señor, Señor» y no hacéis lo que digo? El que se acerca a mí, escucha mis palabras y las pone por obra, os voy a decir a quién se parece: se parece a uno que edificaba una casa: cavó, ahondó y puso los cimientos sobre roca; vino una crecida, arremetió el río contra aquella casa, y no pudo tambalearla, porque estaba sólidamente construida. El que escucha y no pone por obra se parece a uno que edificó una casa sobre tierra, sin cimiento; arremetió contra ella el río, y en seguida se derrumbó desplomándose.»

Palabra del Señor
🍃🌸MEDITACIÓN DEL EVANGELIO 🌸

Lc. 6,43-49:

🍃🌸Por sus frutos lo reconocerán.

1) El árbol:

Es mirar tu vida y descubrir qué es lo que te identifica. No son tus conocimientos, ni papeleríos los que nos muestran el tipo de persona que sos; sino más bien tus actitudes y tus gestos. Es de allí de donde podemos conocer a las personas. Tu vida está también marcada por situaciones que viviste, que te llevan a ser más duro o comprensivo en esta vida. Para conocerte no nos basta ver tu curriculum o tus títulos, solo basta ver si saludas o no.

2) La profundidad:

Es donde haces pie en tu vida. La clave es ver en dónde te aferras cuando vienen los tiempos duros y difíciles. Cuando vienen esos tornados de la vida que nos mueven todo y no nos dejan estabilizarnos. Tu raíz tiene que ser el silencio y la oración. Sí, baja un cambio. Es más llevadero cuando viene un tornado, que te encuentre encerrado en tu interior porque te proteje, a que estés de aquí para allá porque si no te lleva. No caigas en la herejía del activismo, más bien volvé a vos para que pase rápido el huracán de tu vida.

3) Arena:

Es aquello que no tiene profundidad, es cuando elegís cosas sin profundizar. Una pregunta que te tenés que hacer es: ¿qué aporte deja esto o esta persona en mi vida? Pues si la respuesta es «nada» entonces toma distancia, porque si no el desastre que será tu vida será grande. Fíjate qué frutos das. Un dato: el presentismo en misa no tan solo cuenta, sino más bien las actitudes después de misa son las que suman millas en tu viaje al cielo.
Recordalo, ¡porque hasta el cielo no paramos!