EVANGELIO DEL DÍA

0
179

💙EVANGELIO DEL DÍA 💙🌿

Marcos (2,18-22):

En aquel tiempo, como los discípulos de Juan y los fariseos estaban ayunando, vinieron unos y le preguntaron a Jesús:
«Los discípulos de Juan y los discípulos de los fariseos ayunan. ¿Por qué los tuyos no?».
Jesús les contesta:
«¿Es que pueden ayunar los amigos del esposo, mientras el esposo está con ellos? Mientras el esposo está con ellos, no pueden ayunar.
Llegarán días en que les arrebatarán al esposo, y entonces ayunarán en aquel día.
Nadie echa un remiendo de paño sin remojar a un manto pasado; porque la pieza tira del manto lo nuevo de lo viejo y deja un roto peor.
Tampoco se echa vino nuevo en odres viejos; porque el vino revienta los odres, y se pierden el vino y los odres; a vino nuevo, odres nuevos».

Palabra del Señor
🌿💙MEDITACIÓN DEL EVANGELIO 💙

Mc. 2, 18-22:

🌿💙Des-ayunar.

1) El ayuno:

Es evitar comer, evitar saciar, sentir el hambre y la necesidad. Eso significa ayunar. Por eso el desayuno es la comida más importante (lo dicen los nutricionistas), porque es la primera comida que recibe tu organismo después de varias horas sin comer. Jesús te muestra que esta costumbre judía se debe vivir en ciertos momentos pero que ahora con Él todo cambia, porque es tiempo de alimentarte de Él.

2) Costumbres:

Dentro del catolicismo, como también en otras religiones, existen costumbres, que practicamos como un medio para fortalecer o profundizar nuestra intimidad con Dios. Como siempre te digo, todo extremo es malo. Es por ello por lo que te propongo que vivas tu fe con costumbres sanas que ayuden a tu relación con Dios. Busca esas cositas de la vida y del día que te ayudan en tu relación con Dios, como el simple hecho de pasar por una iglesia y persignarte. ¿Qué gesto tenés con Dios en tus días?

3) Momentos:

En la vida espiritual hay momentos para cada cosa. Hay momentos en que sentimos fuertemente a Dios y en los cuales nos aferramos a Él tremendamente. Pero también hay momentos en la vida espiritual que no lo sentimos cercano a nosotros y hasta ya no nos llenan esas cuestiones espirituales que antes nos llenaban. Hoy busca nuevamente a Dios y cuida siempre tu memoria. Que te lleve a recordar esos momentos hermosos que tuviste con Dios.