EVANGELIO DEL DÍA

0
243

EVANGELIO DEL DÍA💫🍃
Lectura del santo evangelio según san Marcos (1,14-20):

Cuando arrestaron a Juan, Jesús se marchó a Galilea a proclamar el Evangelio de Dios.
Decía: «Se ha cumplido el plazo, está cerca el reino de Dios: convertíos y creed en el Evangelio.»
Pasando junto al lago de Galilea, vio a Simón y a su hermano Andrés, que eran pescadores y estaban echando el copo en el lago.
Jesús les dijo: «Venid conmigo y os haré pescadores de hombres.»
Inmediatamente dejaron las redes y lo siguieron. Un poco más adelante vio a Santiago, hijo de Zebedeo, y a su hermano Juan, que estaban en la barca repasando las redes. Los llamó, dejaron a su padre Zebedeo en la barca con los jornaleros y se marcharon con él.

Mc. 1, 14-20: El llamado a seguirlo.

1) Él llama: la vocación es eso, un llamado de Dios hacia vos. Cuando Dios pone su mirada en vos te marca la vida, y no me refiero solo a lo que implique la vida sacerdotal, sino que también quiero remitirme al llamado de la vida cristiana. ¿Sabes porqué? Porque seguro que hay muchos que son cristianos solo de puro bla bla, solo de documentos. Pero el cristiano comprometido se juega por evangelizar. Es un cristiano que ha conocido a Jesús. Cuando voy a celebrar misas en las montañas o en el campo, en zonas minúsculas y veo esa devoción me lleno de gozo porque veo que van a buscarlo a Jesús. Hasta me tocó ver gente que hizo 3 horas a caballo para ir a misa, y vos decís ¡wow! Esto es vocación cristiana. Pienso también en cuántos se encontraron con Jesús en un retiro y hoy son evangelizadores. Personas que tienen hambre de llevar a Jesús a este mundo y que contagian.

2) Su hermano: estos primeros apóstoles dejan todo y lo siguen. Y es en este punto donde le doy gracias a Jesús de conocer laicos que me renovaron la fe y la espiritualidad. Sí, hay veces que los curas y los consagrados nos acostumbramos tanto a las cosas de Dios que todo lo burocratizamos y ya nos almidonamos tanto que hay veces que más que alejamos que acercamos. Gracias querido nuevo apóstol o nueva apóstol por mostrarme que evangelizar a mi hermano está en las cosas sencillas.

3) En el trabajo: estamos llamados a llevar a Jesús en lo de cada día, en tu laburo o en tu realidad cotidiana. Es haciendo bien las cosas, haciendo bien lo que hay que hacer. Es allí donde nos santificamos. Hoy ofrece a Dios tu trabajo para encontrarte con Dios en tu trabajo. Es eso también oración. Que Dios alivie tu corazón siempre recordando que sos su apóstol.