EVANGELIO DEL DÍA

0
98

EVANGELIO DEL DÍA💙🌿

Mateo (5,20-26):

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:
«Si vuestra justicia no es mayor que la de los escribas y fariseos, no entraréis en el reino de los cielos.
Habéis oído que se dijo a los antiguos: “No matarás”, y el que mate será reo de juicio. Pero yo os digo: todo el que se deja llevar de la cólera contra su hermano será procesado. Y si uno llama a su hermano “imbécil” tendrá que comparecer ante el Sanedrín, y si lo llama “necio”, merece la condena de la “gehena” del fuego.
Por tanto, si cuando vas a presentar tu ofrenda sobre el altar, te acuerdas allí mismo de que tu hermano tiene quejas contra ti, deja allí tu ofrenda ante el altar y vete primero a reconciliarte con tu hermano, y entonces vuelve a presentar tu ofrenda.
Con el que te pone pleito procura arreglarte enseguida, mientras vais todavía de camino, no sea que te entregue al juez y el juez al alguacil, y te metan en la cárcel. En verdad te digo que no saldrás de allí hasta que hayas pagado el último céntimo».

Palabra del Señor
🌿💙MEDITACIÓN DEL EVANGELIO 💙

Mt. 5, 20-26:

🌿🌿Tu vida debe ser justa.

1) Tu justicia:

Vos y yo tenemos que tener una justicia distinta a la de los escribas. Es decir, no actuar desde la bronca y desde el enojo cuando hay algo que te duele y te moleste. Y si actúas en el acto, es muy posible que creas que estás siendo justo, pero es allí donde actúas con las pasiones y sentimientos, pero la inteligencia queda de lado. Por eso es muy posible que luego te arrepientas o te des cuenta de que se te pasó la mano. Aprende a actuar con calma y serás justo si haces justicia desde la razón y la lógica. Cuando vos te sulfuras y te recontra calentás, si te doy una espada, seguramente liquidarás como sea a esa persona que te hizo algo, pero es posible que también dañes a aquel que esté cerca, porque cuando uno se enoja, se enoja. En el acto pondrás todos los justificativos que quieras, pero, al calmarte, te darás cuenta de la matanza que hiciste, te darás cuenta de que dejaste un tendal de personas heridas, lastimadas y matadas. Bueno, eso, en vez de ser tu espada, sería tu lengua.

2) Paciencia:

Como diría la canción «calma» deja que actúe el tiempo. Ante una situación que te saque de sí lo primero que tenés que hacer es calmarte, no actúes en el momento, aprende a mirar el todo. Por supuesto que tienes que hacer justicia, pero desde la objetividad y desde la verdad. Todo extremo es malo, ni actuar para liquidar en el instante, ni actuar dos años después cuando ya no están los culpables. Aprender a saber descubrir ese momento en el que corresponda actuar y decir las cosas.

3) Reconciliar:

Es un tema difícil. El irritarte te puede traer hasta la enfermedad. Lo que se te propone es la actitud a la vida. No dejes que nadie te mate tus sueños o te haga ser lo que no sos, mucho menos que saquen lo peor de vos. Busca la reconciliación, el reanudar una relación y no tener un batallón de enemigos en poco tiempo. En esta Cuaresma aprovecha a aprender a ser más dialogante, más diplomático, buscando una solución a las cosas y manteniendo el espíritu de dialogo. Claro que, si no se logra nada y se presenta la situación de una relación tóxica o de un círculo vicioso de solo peleas y heridas, entonces lo mejor no es declararle la guerra sino más bien orar y tomar la distancia necesaria. Porque recordá que la vida es una sola y si te ponés a pelear con esa persona capaz que gastas todas tus fuerzas allí y, cuando termine la batalla, (si termina) se te habrá pasado la vida. Entonces allí comprenderás que era mejor seguir adelante. Cuida tu oración, cuida tu vida y cuida tu relación con esas personas que te hacen bien y te ayudan a encontrarte con él.