EVANGELIO DEL DÍA

0
180

EVANGELIO DEL DÍA🌾
Lectura del santo evangelio según san Marcos (9,2-10):

En aquel tiempo, Jesús se llevó a Pedro, a Santiago y a Juan, subió con ellos solos a una montaña alta, y se transfiguró delante de ellos. Sus vestidos se volvieron de un blanco deslumbrador, como no puede dejarlos ningún batanero del mundo. Se les aparecieron Elías y Moisés, conversando con Jesús.
Entonces Pedro tomó la palabra y le dijo a Jesús: «Maestro, ¡qué bien se está aquí! Vamos a hacer tres tiendas, una para ti, otra para Moisés y otra para Elías.»
Estaban asustados, y no sabía lo que decía.
Se formó una nube que los cubrió, y salió una voz de la nube: «Este es mi Hijo amado; escuchadlo.»
De pronto, al mirar alrededor, no vieron a nadie más que a Jesús, solo con ellos.
Cuando bajaban de la montaña, Jesús les mandó: «No contéis a nadie lo que habéis visto, hasta que el Hijo del hombre resucite de entre los muertos.»
Esto se les quedó grabado, y discutían qué querría decir aquello de «resucitar de entre los muertos».

Palabra del Señor
Mc. 9, 2-10: Elevar tu rostro, es trans-figurar.

1) Llevó a los suyos: cuán importante es compartir la vida y toda experiencia. Jesús no se aísla, sino que marca que en la vida se comparte y se vive la vida caminando juntos, pasando lo bueno y lo malo. Luchando y remándola juntos. Hoy pregúntate si compartís tu vida y si estás dispuesto a abrirte al otro. En este tiempo de Cuaresma se nos propone compartir el caminar con el otro. No tan solo compartir lo duro y difícil, sino también lo lindo que aparece en la vida. Hoy, ¿con quién compartís los momentos lindos y no tan lindos?

2) Cambio de rostro: hoy Jesús nos muestra que tendremos cruces y dolores, pero también nos hace saber que hay momentos lindos de la vida y que debemos recordarlos. Hoy, si estás pasando momentos duros, por favor, mira tus momentos lindos pasados. Jesús les muestra a los muchachos esta experiencia linda para que recuerden que cuando venga lo duro estará esto en la memoria. Jesús te va avisando por anticipado, pero acordate que en la cruz no termina la película, sino en la resurrección. Vas a vivir, por ende no te me tires abajo.

3) Hagamos tres carpas: qué hermoso es el éxito, pero recordemos que no podemos quedarnos en el «exitismo». Tenemos que asumir que en la vida vivimos momentos de alegría y gozo. Pero ello es momentáneo, ya que Jesús le aclaró a Pedro mostrando que había que bajar. Y sí… siempre debemos recordar que los momentos de gozo y alegría son momentáneos, que nos fortalecen y ayudan, pero no son eternos. Hoy, si pasas momentos lindos, tómalos y anótalos para recordarlos, porque vendrán momentos duros y esos sí serán tu vitamina para permanecer o ponerte de pie. Ánimo, que Dios está.