EVANGELIO DEL DÍA

0
175

EVANGELIO DEL DÍA🌾
Lectura del santo evangelio según san Juan (20,1-9):

EL primer día de la semana, María la Magdalena fue al sepulcro al amanecer, cuando aún estaba oscuro, y vio la losa quitada del sepulcro.
Echó a correr y fue donde estaban Simón Pedro y el otro discípulo, a quien Jesús amaba, y les dijo:
«Se han llevado del sepulcro al Señor y no sabemos dónde lo han puesto».
Salieron Pedro y el otro discípulo camino del sepulcro. Los dos corrían juntos, pero el otro discípulo corría más que Pedro; se adelantó y llegó primero al sepulcro; e, inclinándose, vio los lienzos tendidos; pero no entró.
Llegó también Simón Pedro detrás de él y entró en el sepulcro: vio los lienzos tendidos y el sudario con que le habían cubierto la cabeza, no con los lienzos, sino enrollado en un sitio aparte.
Entonces entró también el otro discípulo, el que había llegado primero al sepulcro; vio y creyó.
Pues hasta entonces no habían entendido la Escritura: que él había de resucitar de entre los muertos.

Jn. 20, 1-9: ¡Cristo vive!

1) La luz: hoy en la misa la liturgia nos presenta la oscuridad como elemento clave. La Iglesia está a oscuras. Signo de nuestra oscuridad en la vida, cuando todo esta oscuro nos produce inseguridad y miedo, nos sentimos solos y se aparece la frialdad. Cuántas veces pasamos por oscuridad en la vida; porque no la vemos a las cosas claramente y porque nos sentimos perdidos, cuándo uno no ve hasta se choca con el otro. La luz viene de Dios para darnos vida e iluminarnos. Vida y luz son dos caras de una misma moneda, por eso cuando una mujer va a parir un hijo se dice «acaba de dar a luz». Vos podés dar luz a mucha gente pero para ello debes tenerlo.

2) Transmitir: en la liturgia el sacerdote entra con el Cirio Pascual y la gente toma del Cirio con su velita la luz y la transmite. Es signo de lo que hacemos los cristianos en el mundo. Llevar luz, en cada Eucaristía recibimos la fuerza para llevarlo semana a semana a los demás. No estamos llamados a resolver la vida de los otros pero sí a dar luz en la vida de los otros.

3) Alegría: el que transmite alegría es porque tiene paz y el que tiene paz da alegría. Es a esto lo que estamos llamados a ser personas positivas y que transmiten esperanza porque a un cristiano nada lo detiene ni siquiera la muerte. Hoy vos estás vivo y tenés vida, demostralo con tu cara, por lo menos hoy por favor.