EVANGELIO DEL DÍA

0
163

EVANGELIO DEL DÍA🌾

Marcos (10,17-27):

En aquel tiempo, cuando salía Jesús al camino, se le acercó uno corriendo, se arrodilló ante él y le preguntó:
«Maestro bueno, ¿qué haré para heredar la vida eterna?».
Jesús le contestó:
«Por qué me llamas bueno? No hay nadie bueno más que Dios. Ya sabes los mandamientos: no matarás, no cometerás adulterio, no robarás, no darás falso testimonio, no estafarás, honra a tu padre y a tu madre».
Él replicó:
«Maestro, todo eso lo he cumplido desde mi juventud».
Jesús se quedó mirándolo, lo amó y le dijo:
«Una cosa te falta: anda, vende lo que tienes, dáselo a los pobres, así tendrás un tesoro en el cielo, y luego ven y sígueme».
A estas palabras, él frunció el ceño y se marchó triste porque era muy rico.
Jesús, mirando alrededor, dijo a sus discípulos:
«¿Qué difícil les será entrar en el reino de Dios a los que tienen riquezas!».
Los discípulos quedaron sorprendidos de estas palabras. Pero Jesús añadió:
«Hijos, ¡qué difícil es entrar en el reino de Dios! Más fácil le es a un camello pasar por el ojo de una aguja, que a un rico entrar en el reino de Dios».
Ellos se espantaron y comentaban:
«Entonces, ¿quién puede salvarse?».
Jesús se les quedó mirando y les dijo:
«Es imposible para los hombres, no para Dios. Dios lo puede todo».

Palabra del Señor
🌾MEDITACIÓN DEL EVANGELIO 🌾

Mc. 10, 17-27:

🌾Cumple y ama.

1) Corrió hacia Él:

¿Cuántos buscan a Jesús y hoy corren hacia Él? Capaz que vos sos uno de ellos, de los que van corriendo. Pero hay que ver el motivo. ¿Cuál es el motivo que te lleva a buscar a Jesús? Este muchacho corre porque quiere la vida eterna. A vos ¿qué es lo que te hace correr?

2) Todo lo he cumplido:

Vemos aquí esa situación en donde la voluntad vence a la razón y al Espíritu. Una de las tentaciones que puede aparecer en vos y en mí es el ser demasiado voluntaristas, personas que nos llegamos a creer que somos más que otros por ciertos actos que hacemos. Es más, hasta nos creemos cristianos «premium». Como que somos de otra categoría, cayendo en una actitud vanidosa y hasta de pulcritud, dejando de lado lo humano y lo sencillo. Pasamos a ser supervisores de los hermanos en vez de ser hermanos entre hermanos.

3) Ve, vende lo que tienes:

Esa avaricia puede alejarte de la felicidad. Es esa situación en que tus preocupaciones pasen por cosas ajenas a vos y en la cual te encuentres prendido en lo material y en lo afectivo. No dejes de luchar por aprender a ser desprendido en esta vida. Vos tenés mucho para dar, pero aprende a soltar.