EVANGELIO DEL DÍA

0
136

EVANGELIO DEL DÍA🌾

Juan (6,24-35):

En aquel tiempo, al no ver allí a Jesús ni a sus discípulos, la gente subió a las barcas y se dirigió en busca suya a Cafarnaún.
Al llegar a la otra orilla del lago, encontraron a Jesús y le preguntaron: «Maestro, ¿cuándo has venido aquí?»
Jesús les dijo: «Os aseguro que vosotros no me buscáis porque hayáis visto las señales milagrosas, sino porque habéis comido hasta hartaros. No trabajéis por la comida que se acaba, sino por la comida que permanece y os da vida eterna. Ésta es la comida que os dará el Hijo del hombre, porque Dios, el Padre, ha puesto su sello en él.»
Le preguntaron: «¿Qué debemos hacer para que nuestras obras sean las obras de Dios?»
Jesús les contestó: «La obra de Dios es que creáis en aquel que él ha enviado.»
«¿Y qué señal puedes darnos –le preguntaron– para que, al verla, te creamos? ¿Cuáles son tus obras? Nuestros antepasados comieron el maná en el desierto, como dice la Escritura: «Dios les dio a comer pan del cielo.»»
Jesús les contestó: «Os aseguro que no fue Moisés quien os dio el pan del cielo. ¡Mi Padre es quien os da el verdadero pan del cielo! Porque el pan que Dios da es aquel que ha bajado del cielo y da vida al mundo.»
Ellos le pidieron: «Señor, danos siempre ese pan.»
Y Jesús les dijo: «Yo soy el pan que da vida. El que viene a mí, nunca más tendrá hambre, y el que en mí cree, nunca más tendrá sed.

Palabra del Señor
🌾MEDITACIÓN DEL EVANGELIO 🌾

Jn. 6, 24-35:

🌾Tu búsqueda de Dios.
1) Búsqueda interesada:

Podríamos definir así la búsqueda que hace de Jesús la multitud. No lo buscan porque es el Mesías, sino que más bien lo buscan porque les llena el estómago. Esa cuestión del asistencialismo que daña a la dignidad humana. Jesús deja en claro que no hace eso, Él da la caña para que aprendas a pescar, no te da siempre el pescado para que no seas un dependiente. Pero hay veces que a Dios lo buscamos solo cuando lo necesitamos o cuando estamos apretados materialmente. Vemos reflejado aquí, en la multitud, cuando se busca a Jesús por lo que da y no por lo que es.
2) Búsqueda personalizada:

Es cuando buscas tener un encuentro con Dios. No porque necesitas un favor material o estás apretado, sino que es una búsqueda seria y existencial. Es buscar a Dios para darle sentido a tu vida, para encontrar el quid del vivir. Hay personas que, en cierta etapa de su vida, logran ese encuentro personal con Dios que les cambia su personalidad y forma de ver la vida. No cae en un fanatismo religioso pero sí busca una plenitud de su persona en Dios.
3) Búsqueda íntegra:

Es cuando encontrás a Dios y hay una nueva mirada en tu vida, pero acompañado de un cambio de actitud. Vivís una espiritualidad que contagia y mueve. Este tipo de búsqueda se une y planifica en lo sacramental. Te lleva a ser una persona eucarística, en donde das importancia a tu vida eucarística ya sea para vivir una comunión cotidiana y/o para una adoración cotidiana. Es allí, en la Eucaristía, donde el ser humano logra profundizar y clarificar su búsqueda en Dios. Hoy ¿en qué horario de misa lo vas a ir a buscar?