lunes, julio 22

EVANGELIO DEL DÍA*

0
423

EVANGELIO DEL DÍA*

💫

Lectura del santo evangelio según san Mateo (1,16.18-21.24a):


Jacob engendró a José, el esposo de María, de la cual nació Jesús, llamado Cristo.El nacimiento de Jesucristo fue de esta manera:María, su madre, estaba desposada con José y, antes de vivir juntos, resultó que ella esperaba un hijo por obra del Espíritu Santo.José, su esposo, que era justo y no quería denunciarla, decidió repudiarla en secreto. Pero, apenas había tomado esta resolución, se le apareció en sueños un ángel del Señor que le dijo:- «José, hijo de David, no tengas reparo en llevarte a María, tu mujer, porque la criatura que hay en ella viene del Espíritu Santo. Dará a luz un hijo, y tú le pondrás por nombre Jesús, porque él salvará a su pueblo de los pecados.»Cuando José se despertó, hizo lo que le había mandado el ángel del Señor.
Palabra del Señor[

Mt. 1,16.18-21.24a: Glorioso Patriarca San José.


1)Hombre Justo: Es a esto lo que vos y yo estamos invitados, a ser personas correctas, que no hagan maldad y no generen maldad. Vos y yo estamos llamados a ser personas de bien y que queremos el bien de los que nos rodean. San José podría haber usado la venganza y hasta lapidar a María si lo quería, pero era un hombre justo que no buscaba la maldad y no buscaba hacer el mal a nadie. No dejes de hacer el bien y, si estás haciendo un daño a alguien, toma distancia. Dios y el tiempo curan todo. Nunca lo olvides.


2)Mientras pensaba: Hay veces que la cabeza nos da vuelta por tantas preocupaciones, más con esto del coronavirus y tantas otras cosas, como el dengue y otros virus más. Pero es saber que somos limitados y, por más que le demos vueltas a ciertas cosas, hay cosas que se nos escapan y que no podremos controlar. Es saber que somos seres limitados y personas que debemos aprender a confiar en Dios. Uno hace lo que puede y se le encomienda a Dios lo que uno no puede. san José vivió en la humildad y es aquí donde está la verdadera humildad: en ese abandono total a Dios en la obediencia…


3)Despertar: ¡Vamos! Hay que seguir, no tenés que llenar tu cabeza de esa paranoia que gira alrededor. Está rondando por todos lados. Sos una persona que tiene vida y está llamada a dar vida, no dejes de tener esa mirada esperanzadora como la tenia san José. Hoy Dios quiere llenarte de sí y darte esa paz que solo él te puede dar. En este tiempo de Cuaresma se nos invita a vivir a Cristo en Getsemaní, en el silencio y la oración. Pero con mucha esperanza porque ya se vendrán los tiempos de Resurrección. No dejes que la cabeza te coma: hoy con san José, la esperanza tiene que vencer.