EVANGELIO DEL DÍA

0
73

💫EVANGELIO DEL DÍA 💫

Marcos 4,26-34:

En aquel tiempo, dijo Jesús a la gente: «El reino de Dios se parece a un hombre que echa simiente en la tierra. Él duerme de noche y se levanta de mañana; la semilla germina y va creciendo, sin que él sepa cómo. La tierra va produciendo la cosecha ella sola: primero los tallos, luego la espiga, después el grano. Cuando el grano está a punto, se mete la hoz, porque ha llegado la siega.»
Dijo también: «¿Con qué podemos comparar el reino de Dios? ¿Qué parábola usaremos? Con un grano de mostaza: al sembrarlo en la tierra es la semilla más pequeña, pero después brota, se hace más alta que las demás hortalizas y echa ramas tan grandes que los pájaros pueden cobijarse y anidar en ellas.»
Con muchas parábolas parecidas les exponía la palabra, acomodándose a su entender. Todo se lo exponía con parábolas, pero a sus discípulos se lo explicaba todo en privado.

Palabra del Señor


MEDITACIÓN DEL EVANGELIO 💫

Marcos 4, 26-34:

💫Todo tiene un proceso.

1) La semilla en tierra:

Todos estamos en esta vida para algo. Aunque vos no lo creas tus actitudes diarias generan cosas a futuro, solo que vos muchas veces no te das cuenta. Tenés que saber que en esta vida todos los días siembras algo, el tema es qué… Tus palabras y actitudes o hieren o curan, tus actitudes construyen o destruyen. Pero sé consciente que todos los días generas algo. Vos tendrás que descubrir qué…

2) La tierra produce:

En esta vida todo tiene su proceso. Es aquí donde tenés que aprender a esperar y saber que hay cosas que se generan a su debido tiempo. Trata de controlar tu ansiedad y no dejes de ver en vos mismo el proceso de tu vida. Te entiendo que hay veces que querés todo ya, pero no todo se consigue ya. Respeta los procesos porque si te adelantas podés terminar quemando las cosas

3) El grano de mostaza:

En esta vida todo se construye desde lo pequeño. No podés comenzar a trabajar siendo gerente. Siempre las cosas se inician desde abajo, con tiempo, en el día a día y lucha a lucha. Aprende que las cosas no se dan de un día para el otro y que no siempre tenés que hacer gigantadas. Las cosas se hacen desde abajo y con pequeñeces. Allí verás cosas grandes en tu vida. Hasta el cielo no paramos.