EVANGELIO DEL DÍA

0
107

EVANGELIO DEL DÍA 💫

Juan (5,1-16):

Se celebraba una fiesta de los judíos, y Jesús subió a Jerusalén.
Hay en Jerusalén, junto a la Puerta de las Ovejas, una piscina que llaman en hebreo Betesda. Esta tiene cinco soportales, y allí estaban echados muchos enfermos, ciegos, cojos, paralíticos.
Estaba también allí un hombre que llevaba treinta y ocho años enfermo.
Jesús, al verlo echado, y sabiendo que ya llevaba mucho tiempo, le dice:
«¿Quieres quedar sano?».
El enfermo le contestó:
«Señor, no tengo a nadie que me meta en la piscina cuando se remueve el agua; para cuando llego yo, otro se me ha adelantado».
Jesús le dice:
«Levántate, toma tu camilla y echa a andar».
Y al momento el hombre quedó sano, tomó su camilla y echó a andar.
Aquel día era sábado, y los judíos dijeron al hombre que había quedado sano:
«Hoy es sábado, y no se puede llevar la camilla».
Él les contestó:
«El que me ha curado es quien me ha dicho: “Toma tu camilla y echa a andar”».
Ellos le preguntaron:
«¿Quién es el que te ha dicho que tomes la camilla y eches a andar?».
Pero el que había quedado sano no sabía quién era, porque Jesús, a causa del gentío que había en aquel sitio, se había alejado.
Más tarde lo encuentra Jesús en el templo y le dice:
«Mira, has quedado sano; no peques más, no sea que te ocurra algo peor».
Se marchó aquel hombre y dijo a los judíos que era Jesús quien lo había sanado.
Por esto los judíos perseguían a Jesús, porque hacía tales cosas en sábado.

Palabra del Señor
💫MEDITACIÓN DEL EVANGELIO 💫

Juan 5,1-16:

💫Camina.

1) ¿Quieres curarte?:

El proceso de esta persona que está enferma es que, aparte de no poder ser independiente con su vida, se encuentra solo. Capaz es hoy la enfermedad que tienes, de no encontrarte libre, sino más bien atado por algo o por alguien. Y encima, el sentirte solo, sin ayuda, sin que alguien te pueda ayudar a salir. Parece que hasta la fe está aquí limitada, pues te sentís sin libertad para moverte en la vida, atado, pero encima solo.

2) Jesús lo cura:

Toma Jesús su vida y ante tanta espera, le pregunta. Pues nos muestra que, para salir adelante, más allá de la ayuda de Dios, también se necesita de vos y de tus ganas, de tu actitud para poder decir «quiero salir de esto». Pues Dios puede ayudarte en todo y te puede poner todas las herramientas para salir adelante, pero si vos no le pones actitud, entonces es imposible. La clave es si vos querés cambiar de estilo de vida. Dios pone el 50 y vos pones el otro 50.

3) Cosas peores:

Vos viniste a esta vida con libertad y claridad, pero te vas enredando. Es aquí cuando empiezas a enfermarte en esta vida. La enfermedad de perder objetividad, la enfermedad de perder libertad en el vivir, hasta incluso de perder la autoestima y sentir que no vales nada. Cuando experimentas a Dios y el saberte curado por Él, si no cambias de actitud, todo queda truncado y caído.
Ya es hora de que te arremangues, pero por tu propia vida. No podés estar siempre vendiendo tu libertad y tu dignidad. Sé una persona que se levante y camine por su vida sin esperar nada de nadie, solo de Dios. Hasta el cielo no paramos.