jueves, junio 20

EVANGELIO DEL DÍA

0
231

EVANGELIO DEL DÍA 💫

Juan (3,16-21):

Tanto amó Dios al mundo, que entregó a su Unigénito, para que todo el que cree en él no perezca, sino que tenga vida eterna.
Porque Dios no envió a su Hijo al mundo para juzgar al mundo, sino para que el mundo se salve por él.
El que cree en él no será juzgado; el que no cree ya está juzgado, porque no ha creído en el nombre del Unigénito de Dios.
Este es el juicio: que la luz vino al mundo, y los hombres prefirieron la tiniebla a la luz, porque sus obras eran malas. Pues todo el que obra el mal detesta la luz, y no se acerca a la luz, para no verse acusado por sus obras.
En cambio, el que obra la verdad se acerca a la luz, para que se vea que sus obras están hechas según Dios.

Palabra del Señor
💫MEDITACIÓN DEL EVANGELIO 💫

Jn. 3, 16-21:

💫Dios quiere tirarte una soga para salvarte y no para pegarte.

1) Dios ama tanto:

Quien ama no tiene límites, no se pone límites porque el amor escapa a ese sentimiento en sí. Es capaz de perderlo todo por amor. Capaz que suena romanticón pero vos, que te enamoraste alguna vez, bien que me entendés. Porque uno cuando se enamora hasta se pone medio tonto. Dios se puso tonto por vos.

2) Tu juicio:

A muchos se nos formó con un Dios castigador. El ir a las cosas de Dios es casi estar duritos y bien almidonados. Dios te muestra esa soltura y quiere tener ese encuentro pero de manera personal y cercana. El juicio de Dios es de vos con Él y Él mirándote a los ojos. Imagínate ese momento.

3) Las caricias:

La mayor caricia de Dios es la cruz. La cruz quiere decirte que «obras son amores y no buenas razones». Vos hacés lo mismo, ¿amas? entonces a esa persona que vos amas aprovecha hoy y manifestale algún gesto de amor, mostrale una sonrisa, hacele una caricia. Aprovecha hoy porque no sabemos si vos o esa persona van a estar mañana. Hasta el cielo no paramos.