domingo, abril 21

EVANGELIO DEL DÍA

0
246

EVANGELIO DEL DÍA💫

Mateo 5,43-48:

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «Habéis oído que se dijo: «Amarás a tu prójimo» y aborrecerás a tu enemigo. Yo, en cambio, os digo: Amad a vuestros enemigos, y rezad por los que os persiguen. Así seréis hijos de vuestro Padre que está en el cielo, que hace salir su sol sobre malos y buenos, y manda la lluvia a justos e injustos. Porque, si amáis a los que os aman, ¿qué premio tendréis? ¿No hacen lo mismo también los publicanos? Y si saludáis sólo a vuestros hermanos, ¿qué hacéis de extraordinario? ¿No hacen lo mismo también los gentiles? Por tanto, sed perfectos, como vuestro Padre celestial es perfecto.»

Palabra del Señor
[💫 MEDITACION DEL EVANGELIO💫

Mateo 5, 43-48

💫Sean perfectos.

1) «Amen a sus enemigos»:

Este amor implica reconocer que no te vas a llevar bien con todo el mundo y que sí existe la situación en que algunos te complicarán la vida, como puede ser que vos también le quieras complicar la vida a alguien. Hay que ser maduros en esto y aceptar quién es quién en tu vida y decírtelo a vos tajantemente. Hay personas que no aportan a tu vida. Bueno, acéptalo y desde allí pasa al segundo paso, que es amarlo. ¿Qué significa? Un amor sobrenatural. ¿Qué implica? Orar, perdonar y olvidar. ¿Difícil? Dificilísimo, por eso te recuerdo que es un proceso.

2) Lo extraordinario:

Es aprender a integrar todo en tu vida y a todos en tu vida. Por favor, no caigas en ese error de dejar de lado cosas que pasaste en tu vida o eso de «hagamos que nunca pasó». ¡No! Sí, pasó, y de lo pasado debo ver cómo sigo para adelante y cómo llevo mi vida después de esto que ha sucedido.

3) La perfección:

Ser perfecto en sentido bíblico no es en el mismo sentido de hoy. No se refiere al perfeccionista obsesivo compulsivo que muchos llevamos dentro. Sino que más bien se refiere a la búsqueda de la excelencia de las cosas, que no es lo mismo. El perfeccionista busca un ideal, cueste lo que cueste, sin medir si va a poder o no. En cambio, la excelencia es llegar al máximo de lo mejor de mis posibilidades. Hasta el cielo no paramos