jueves, febrero 22

EVANGELIO DEL DÍA

0
158

EVANGELIO DEL DÍA🌾

Juan 15,9-11:

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:
«Como el Padre me ha amado, así os he amado yo; permaneced en mi amor.
Si guardáis mis mandamientos, permaneceréis en mi amor; lo mismo que yo he guardado los mandamientos de mi Padre y permanezco en su amor.
Os he hablado de esto para que mi alegría esté en vosotros, y vuestra alegría llegue a plenitud».

Palabra del Señor
🌾 MEDITACION DEL EVANGELIO🌾

Jn. 15, 9-11:

💫Permanecer en su amor.

1) Como el Padre me amó:

Es interesante ver que comienza hablando desde ese sentir el amor en sí, porque uno no puede dar lo que no tiene. Si realmente en esta vida querés dar algo a los demás y meterle con todo a esta vida tenés que rescatarte vos y mirarte, aceptarte, descubrir ese potencial que Dios puso en vos y también aceptar tus miserias y tus errores. Porque el sentirte amado por Dios es sentirte aceptado como sos por otro que es el mismo Dios. Hoy mírate y acéptate y ponete las pilas para caminar en la vida dándote como sos y sin esperar que otros te amen y que otros te defiendan. Aquí nadie se la va a jugar por vos como se la juega Dios por vos, eso tenelo en claro. En la vida no te pases esperando que otros te resuelvan las cosas ni muchos menos que otros te hagan sentir amado para que vos recién te empieces a amar.

2) Permanecer:

Por el acelere de tu vida y por los ruidos que hay en tu cabeza puede que te olvides de lo esencial, que es el punto del por qué y el para qué vivís. No podés andar en la vida deambulando buscando ir por un lado y luego por el otro. Volvé a lo que te enmarcó tu vida, volvé a tu proyecto inicial de vida, recordá qué soñabas y qué querías para vos. El poder, un cargo, una fama no te van a dar la satisfacción de lo que es cumplir tu objetivo; porque el objetivo de tu vida lleva toda tu vida y no parte de tu vida.

3) Gozo:

La perfección de esta vida es que sepas que la felicidad no pasa por el dinero que tengas, ni por el poder que adquieras, la felicidad es una actitud de vida no un sentimiento. Es un modo de mirar y una capacidad de ver las cosas desde el querer de Dios. Vos permanece en Dios y en lo que es esencial en vos, todo lo demás va y viene. Ánimo que Dios está a tu lado siempre. Algo bueno está por venir.