sábado, julio 20

EVANGELIO DEL DÍA

0
135

EVANGELIO DEL DÍA🌾

Mateo 9,14-17:

En aquel tiempo, se acercaron los discípulos de Juan a Jesús, preguntándole: «¿Por qué nosotros y los fariseos ayunamos a menudo y, en cambio, tus discípulos no ayunan?»
Jesús les dijo: «¿Es que pueden guardar luto los invitados a la boda, mientras el novio está con ellos? Llegará un día en que se lleven al novio, y entonces ayunarán. Nadie echa un remiendo de paño sin remojar a un manto pasado; porque la pieza tira del manto y deja un roto peor. Tampoco se echa vino nuevo en odres viejos, porque revientan los odres; se derrama el vino, y los odres se estropean; el vino nuevo se echa en odres nuevos, y así las dos cosas se conservan.»

Palabra del Señor
💫MEDITACIÓN DEL EVANGELIO 💫

Mt. 9, 14-17:

💫Están con el Esposo.

1) Tus discípulos:

Es la mirada legalista y atenta de los discípulos de Juan, una mirada aduanera y fiscal. Es esa mirada a la que vos y yo podemos entrar, en donde emitimos un juicio más que una oportunidad; donde emitimos un rótulo más que un comprender; donde emitimos sanciones sin ni siquiera escuchar. En estos tiempos que vivimos hemos caído en una cierta cacería de brujas en donde hasta nos metemos en los perfiles de Instagram o de Facebook para investigar a la persona que va a la parroquia y ver si se le encuentra algo con qué desautorizarla. Ee como que dentro de la comunidad creyente tenemos un FBI que cuestiona y pide explicaciones. No caigamos en esa mirada y seamos promotores del Espíritu Santo.

2) El Esposo:

Estar con Jesús es lo que genera alegría y entusiasmo. En la vida espiritual hay momentos y momentos. También te pasará que luego de una hermosa conversión y experiencia con Dios no tendrás ganas de nada. Llegará el momento que de ser el encargado del grupo de retiro, luego de un tiempo no tengas ganas de misionar; de ser un gran catequista no tendrás ganas de ir a misa; de ser militante de una institución católica no tendrás tiempo de visitar al Santísimo; de ser de la Legión de María pasarás a no rezar el rosario en todo el día. Es normal, porque la vida espiritual es un paso a paso y momento a momento. El tema es reconocerlo y caminar para volver a recuperarte y mantener tu relación con “el Esposo”. Esto es un día a día, y esos momentos de ayunos que nos dice el Evangelio son esos momentos en que tendrás que trabajar y darte el trabajo de volverte a encontrar con Dios.

3) Lo viejo y lo nuevo:

Cuando hay un encuentro con Jesús hay cambios. Ese cambio es un proceso en tu vida porque también hay renuncias. En el transcurso de tu vida irás decidiendo con qué cosas te quedas y con qué cosas no te quedas, qué cosas te ayudan y qué cosas no te ayudan a tu vida; amigos que fortalecen aún tu vida y amigos que ya hoy no aportan a tu vida. La vida es dinámica y cosas o personas que te rodean quedan en el camino. Pero Dios sigue con vos hasta el final. Algo bueno está por venir.