lunes, mayo 27

EVANGELIO DEL DÍA

0
154

EVANGELIO DEL DÍA🌾

Mateo 11,20-24

En aquel tiempo, se puso Jesús a recriminar a las ciudades donde había hecho la mayor parte de sus milagros, porque no se habían convertido:
«¡Ay de ti, Corozaín, ay de ti, Betsaida! Si en Tiro y en Sidón se hubieran hecho los milagros que en vosotras, hace tiempo que se habrían convertido, cubiertas de sayal y ceniza.
Pues os digo que el día del juicio les será más llevadero a Tiro y a Sidón que a vosotras.
Y tú, Cafarnaún, ¿piensas escalar el cielo? Bajarás al abismo.
Porque si en Sodoma se hubieran hecho los milagros que en ti, habría durado hasta hoy.
Pues os digo que el día del juicio le será más llevadero a Sodoma que a ti».
💫MEDITACIÓN DEL EVANGELIO 💫

Mt. 11, 20-24:

💫Siempre Dios viene a entregarse.

1) Convertido:

Me gustaría detenerme en algo que me compartieron de Alcohólicos Anónimos: Cuando uno se presenta nunca se le permite que diga “mi nombre es Pepito y yo era alcohólico y estoy curado”. Lo que te enseñan es que no podés decir “ya no soy alcohólico”, porque, aunque no hayas bebido en años, aún uno debe identificarse con esa debilidad. Porque al negar esa debilidad te podés terminar convirtiendo en su victima. San Pablo enseña que “quien se cree firme tenga cuidado de no caer”. En Alcohólicos Anónimos todos están en el mismo nivel, nadie engaña a nadie y por eso están ahí. En muy pocas instituciones y parroquias se encuentra ese amor y esa comprensión. En Alcohólicos Anónimos en una hora los poderosos descienden, los humildes ascienden, piden perdón y fortaleza a Dios y piden apoyo a los que los rodean y cuentan “esta semana tome una compita, ayúdenme, por favor”. Nadie finge nada y muestran que son reales. En la Iglesia las relaciones se profundizan cuando la gente que está es real, cuando nos sinceramos. Todos luchamos con un pecado, pecado de la carne o del espíritu. El Espíritu Santo solo fluye en la transparencia. Por eso cuando entramos en la zona de la sinceridad y dejamos de fingir, recién ahí podemos estar llenos del Espíritu de Dios. Aquí no importa que te caigas sino qué haces cuando vos te levantas después de una caída. No importa si hablas mucho en lenguas sino en qué haces con tu lengua cuando no estás diciendo palabras raras, ahí está la buena conversión.

2) Milagros:

La misma vida está llena de milagros y tu mismo día está lleno de milagros. Es por ello que tenés que tener la capacidad de mirar tu vida sabiendo que siempre hay una oportunidad de cambiar y una nueva oportunidad de vivir. Que los problemas son problemas y que tarde o temprano se van, pero que luego de un problema viene otro, pero que luego de una vida no viene otra, sino que solo llega la eternidad. Entonces anímate a vivir la vida como un milagro. Viví el día. Comprende que es un milagro que vivas.

3) Riguroso:

Aprende a mirar lo que tienes y deja de llorar por lo que no tienes. Toma valentía para decidir por tu vida y comprende que todo implica riesgo, nada se logra sin riesgo. No se crece sin errores, pero la clave es aprender de los errores que luego te van a permitir crecer más en tu vivir. No sé por lo que estarás pasando, pero se que tu vida se va pasando. No dejes hoy de pedir a Dios que te dé la fuerza para seguir y decidir pero, por sobretodo, que puedas asumir. Como dirían los Padres de la Iglesia “no se redime lo que no se asume”. Redimí tu vida y deja de andar crucificando tu vida. Algo bueno está por venir.